Redacción Canal Abierto | Según el informe de la Confederación Argentina de Medianas Empresas, la producción industrial de las pymes cayó un 3,9% en la medición interanual de junio. Es el segundo mes consecutivo en baja, después de haber crecido durante diez meses. Frente a la medición de mayo, la caída es de un 8,4%, y el primer semestre tuvo un leve crecimiento de 1,2%.

Los datos surgen de la encuesta a 300 industrias pymes del país, donde se relevaron 11 sectores de producción, y sólo uno de ellos registró progresos en un año.

Pedro Cascales, vocero de la CAME, expresó al respecto: “La turbulencia financiera y cambiaria de los últimos meses que trajo el alza del tipo de cambio y en las tasas de interés, generaron en muchos casos una retracción en las decisiones de inversión de las empresas y también un estiramiento en la cadena de pagos. Esta combinación, en muchos casos, también provocó un incremento en los costos y que se retraiga la producción de las pymes”.

Las dificultades de rentabilidad que las empresas presentan se dan porque sus insumos están atados al dólar. El no trasladar esos aumentos a los precios, provocó pérdidas. A esto se le suma el incremento en las tarifas de servicios generales, los costos de producción y los combustibles.

La baja demanda de producción local también fue un elemento fundamental, ya que la venta de los comercios pymes también cayó, según explicó Cascales, y advirtió que el tipo de cambio, si bien favoreció a las exportaciones, también tiene como desventaja el tiempo que tardan las ganancias en llegar. Por consiguiente, la caída de actividad en la venta doméstica también genera pérdida de la actividad productiva.

Como consecuencia, sólo el 35,4% de las empresas tuvo rentabilidad positiva, cuando en marzo el porcentaje superaba el 54%. A su vez, el crecimiento interanual alcanzó al 34%. La proporción de las industrias en baja aumentó a 53%, y el 13% se mantuvo sin cambios.

Fuente: Confederación Argentina de Medianas Empresas

El único rubro en aumento fue la elaboración de productos minerales no metálicos, con una suba anual de 4,8%, aunque con dificultades de rentabilidad.

En cambio, los que tuvieron caídas anuales son: Productos de caucho y plástico (-9,9%), Material de Transporte (-7,8%), Productos eléctrico-mecánicos e informática (-8,7%), Calzado y marroquinería (-5,5%), Alimentos y Bebidas (-5,2%), Maderas y Muebles (-4,1%), Productos textiles y prendas de vestir (-3,0%), Productos de metal, maquinaria y equipo (-1,4%), Papel, cartón, edición e impresión (-1,5%) y Productos químicos (-2,4%).

Mientras, el uso de la capacidad instalada en junio fue de 59,1 %, que cayó progresivamente cinco puntos desde el 64,3% alcanzado en marzo. Esto, para el referente de la confederación, “genera una retracción de las horas extra y de la contratación de nuevo personal”.

Por otra parte, desde la CAME también señalaron que la incertidumbre cambiaria y financiera y las mayores tasas de interés, están afectando los planes de inversión de las empresas. Proyectaron que para los próximos seis meses, sólo el 23 % de las Pymes industriales tiene planeado realizar nuevas inversiones, el 17 % lo está evaluando y el 55 % ya decidió que por este año no realizará nuevos movimientos en ese sentido.

“Probablemente por dos trimestres tengamos una actividad baja o con ciertas caídas, y recién después de esto creemos que podemos tener un repunte en la actividad. En la medida en que las tasas de interés y la inflación puedan caer, esto podría reflejarse en una reactivación de los planes de inversión de las pymes que quedaron demorados”, finalizó Cascales.

La consulta también arrojó que 9 de cada 10 firmas creen que el contexto actual no es un buen momento para invertir.

 

en octubre

Nuestros temas