Redacción Canal Abierto | El anuncio y posterior decreto donde el presidente Mauricio Macri asignó el nuevo rol de seguridad interna y protección de objetivos estratégicos a las Fuerzas Armadas, incrementó el descontento de muchos sectores.

Entre estos, el personal civil de las FF.AA, manifestó la problemática interna que presenta el personal y el repudio hacia esta decisión.

Dabel Roblín, secretario general de ATE Punta Indio, donde funcionan una de las principales bases aeronavales, dialogó con Canal Abierto, y explicó el panorama actual de los trabajadores.

“Querer modificar el rol de las fuerzas armadas y ponerlas a cumplir roles de las fuerzas de seguridad, que es otra cosa, creemos que es un error, son errores del pasado que ya se han cometido, y que no nos deberían estar pasando”, manifestó el sindicalista. Y agregó: “El rol de las FF.AA y las fuerzas de seguridad pueden parecer iguales, pero no lo son. Las Fuerzas Armadas tienen que defender la soberanía nacional. Tenemos un amplio territorio, mar y fronteras y es objetivo de ellas defenderlo. Las fuerzas de seguridad están para controlar el orden interno, que es a donde están apuntando con este decreto. Entendemos que es un error que la sociedad lo puede pagar muy caro. Sabemos por qué es todo esto. El Gobierno evidentemente está evaluando que la protesta social va a ir en crecimiento, producto del plan económico y de todo lo que está ocurriendo en el país, y con lo que tienen no les alcanza”.

Además, advirtió: “Lo que encierra todo esto es un gran negocio inmobiliario, y lo dicen ellos mismos cuando responden a cómo van a equipar lo que queda de las fuerzas armadas. Esto va a venir de la venta de los inmuebles de las FF.AA, que ya está presupuestado y lo tiene el Gobierno para hacer usufructo”.

Recientemente se decretó un aumento del 20% para los operativos de las FF.AA, sin embargo, para el personal civil, la situación es otra.

“Los trabajadores civiles de las fuerzas armadas somos parte de la Administración Pública Nacional, y somos parte de los que recibimos el 15% de aumento en tres cuotas. Seguimos siendo uno de los sectores más postergados con un convenio colectivo que entró en vigencia a partir de enero y no nos llaman a discutirlo, y hay un malestar muy grande. Hay 23 mil trabajadores civiles distribuidos en todo el país que están en una situación de inestabilidad total, porque el gobierno habla de unificar fuerzas y cerrar bases, pero en cada uno de esos lugares hay trabajadores civiles, familias, que no saben que va a pasar con ellos”, finalizó Roblín.

Este jueves, múltiples organizaciones, entre ellas ATE y la CTA Autónoma, convocan a acompañar la ronda de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora a las 15.30 y movilizar a las 17 al Ministerio de Defensa en repudio al decreto presidencial.

Ver entrevista completa

en octubre

Nuestros temas