Mariano Vázquez, desde Porto Alegre | Rostros de la iconografía revolucionaria junto al de las víctimas de la represión estatal; cantos que interpelan la realidad argentina y latinoamericana; niños, adolescentes, jóvenes y adultos provenientes de 96 barriadas de doce países de la región enfundados en sus buzos y remeras rojas con su marca de identidad: “La Poderosa”.

Pasen y escuchen el grito gutural de la identidad villera que confluyó en Porto Alegre entre el 27 y 29 de julio en el 2° Foro Latinoamericano-Cumbre de Base de La Poderosa que sesionó en nombre de la activista favelera asesinada Marielle Franco, del expresidente Lula da Silva y de todos los caídos en las garras de la represión uniformada.

Aullido, expresión visceral, voz que interpela. Es la Poderosa, que se inspiró en la moto Norton 500 en la que en 1952 se subió Ernesto Guevara, antes de ser el Che, y su amigo Alberto Granado para recorrer la América que no sale en las tarjetas postales. Y de ese zahorí nació hace 14 años este poder gutural de las villas de Buenos Aires, para golpearse el pecho y decir que ser villero no es un estigma, que ser villero es cultura, identidad, orgullo.

Primero fue en Zavaleta, y de allí irradió su impronta a Fátima, a la Villa 31, a la 20-21, a la 1-11-14 y siguió abriendo senderos de sur a norte de la Argentina. Atravesó fronteras, esas delimitaciones que este movimiento quiere romper, porque su artificialidad separa y enfrenta pueblos, llegando a Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, México y Cuba

Micros arribados de todas direcciones atronaron en el sur de Brasil. Una euforia orgullosa bramó en la Casa Gaucha de Porto Alegre, grito latinamericano-indio-caribeño que crece desde abajo exigiendo su derecho de identidad.

“Aunque nos caguen a palos, nunca nos van a callar”, atronaba la barriada aguardando el inicio de un hecho cultural histórico para el movimiento villero-favelero.

Nacho Levy es el referente de La Garganta Poderosa. Flaco, alto, oriundo de Zavaleta, transmite en su mirada, andar y verbo su convicción inquebrantable. Lleva puesta una remera roja con la leyenda en portugués “Lula, vale la lucha”. Y esa consigna, junto al homenaje a los mártires de las luchas populares como Santiago Maldonado, Marielle Franco, Luciano Arruga, los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Kevin, Kiki, Nazareno, Agustín y los miles de pibes asesinados por las fuerzas de seguridad se hicieron bandera.

Brasil no fue casual: el proceso espurio contra dos expresidentes populares, uno encarcelado arbitrariamente para que no sea candidato, Lula Da Silva; y Dilma Rousseff, cobardemente quitada de su legítimo cargo constitucional mediante un golpe parlamentario. Por eso la elección del lugar fue política e ideológica, clasista.

Lula está castigado por abrirnos la escuela / Lula está secuestrado, cuenten otra novela / Somos todos villeros, / de una misma favela / somos negros torneros, de la verdeamarela.

Bueno.

Habla Nacho.

Se espera su palabra, la cual dará inicio a este hecho histórico para esta organización villera, su primero encuentro transfronterizo. Camina, se sienta, mira a los ojos, se para nuevamente. Es un orador inusual para estos tiempos, su convicción late, su voz conmueve, su discurso tiene fondo y forma. Es el grito de la villa. Y arranca duro. Tomando lista. Pero no del tipo escolar tradicional. Nombra a los que murieron por la vida: “Santiago Maldonado, Marielle Franco, Rodolfo Walsh, Berta Cáceres,  los 43 de Ayotzinapa, las víctimas del Plan Cóndor, de las dictaduras; brujas, negros, villeros, faveleras, insurrectas, feministas, maestros villeros, hijos e hijas de Paulo Freire, ni una menos, comunidades ancestrales ¿están?” Y la respuesta atronadora: “¡Sí, están!”.

Vamos, saltando precipicios, somos sobrevivientes de (Michel) Temer y Mauricio (Macri).

“Llegamos desde 12 países de América Latina, 96 asambleas barriales y no hay un solo cartel de auspiciantes porque estamos hinchados las pelotas de los voceros que nos quieren explicar. Este foro construye desde abajo para reconocernos como humanos, para descorrer el manto que nos invisibiliza”, explica Nacho sobre esa Garganta Poderosa que “nació para demostrar que podemos dejar de ser un barrio silenciado”.

¿Dónde estás democracia? / Todavía te estamos esperando / esto ya no tiene gracia, / ¡mirá quién nos está gobernando!

“Trabajemos para que este foro sea un espacio para darnos cuenta del poder que tenemos en nuestras manos. Solo no se salva nadie, nuestros barrios no se salvan solos”, arengó Levy. “Somos 12 países pensando por qué y para qué llegamos hasta acá. Esto es el inicio. Hay que trabajar mucho estos tres días para que este no sólo sea un evento, una anécdota, sino que sirva para darnos cuenta del poder que tenemos en nuestras manos desde siempre”

Cómo grita la Garganta / cuando callan la verdad / no lo que creemos una mierda / a la prensa amarilla.

Tras la palabra de Nacho Levy tomaron la posta referentes sociales de la región: Pedro Kumamoto, político mexicano independiente; Shirley Medina, de La Poderosa Uruguay; Pablo Capilé, de Midia Ninja; Claudia Albornoz, de La Poderosa Santa Fe; y Keyla Estévez García, de La Poderosa Cuba.

Esa primera jornada culminó con una marcha por Marielle Franco, quien ese 27 de julio hubiera cumplido 39 años. Concejala del PSOL, activista feminista, del colectivo LGTB y favelera. Mónica, su compañera de vida, encabezaba la manifestación, a su lado el hermano de Santiago Maldonado, Sergio.

La movilización llegó hasta la rua Duque de Caixas, a las puertas de una casa tomada por mujeres para proteger y ayudar a otras mujeres atacadas por el sistema machista-patriarcal. Porque como cantaba Alí Primera, “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”.

El Foro contó también con seis espacios de debate: Comunicación de base; Acceso a la tierra; Economía Popular; Feminismo y territorio; Derechos Humanos y fuerzas de seguridad; y Educación para la emancipación. Quiénes somos, adónde vamos, qué decidimos, qué interpelamos. Que gritan nuestras remeras, nuestras conciencias, nuestros tatuajes. Que la memoria es Poderosa y el futuro es nuestro. Porque los cielos se toman por asalto y no pidiendo permiso.

La jornada culminó con un panel de Organización Popular en el que tomaron la palabra Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular de la Argentina (CTEP); y Berta Zúñiga Cáceres, la hija de la dirigente lenca hondureña asesinada Berta Cáceres.

Y porque la Poderosa es sustancia de pueblo, se jugó en el Parque Marinha la copa de fútbol Resistidores de América, en equipos mixtos, sin árbitro y con reglas propias: lealtad y respeto porque el resultado es lo que menos importa.

Fidel Ruiz, con la camiseta de México, parado en el centro de la cancha, camina mientras una ronda lo escucha, es el referente nacional de fútbol popular de la Poderosa. Y explica con elocuencia, mirando a los ojos, por qué el fútbol es una herramienta de transformación, de los de abajo y contra el negocio que se hace con la pelota.

El cierre fue con un panel de integración regional y un acto cultural. Dos candidatos presidenciales brasileños de izquierda: Guillerme Boulos y Manuela D’Avila; el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; y Carol Pruner, una de las juristas que asumió la defensa de Lula da Silva.

Coincidieron en la urgente necesidad de responder a  “la convocatoria de La Poderosa para que la unidad popular se logre a desdela base y en la calle”.

Pérez Esquivel “agradeció a La Poderosa, a toda esta gente que vino de nuestros países hermanos, y a Nacho Levy por invitar a una reunión en la que, desde el comienzo, se nos viene reclamando la unidad para poder enfrentar al autoritarismo y al golpismo de los gobierno que hoy prevalecen en la región”.

Enfundados en las camisetas de sus selecciones, los 12 referentes de La Poderosa leyeron los acuerdos a los que arribó la Cumbre de Base con el objetivo común de que esta plataforma sirva para hacer un llamado de unidad urgente ante las disputas inmediatas que se ven en nuestros países

“Un programa hecho desde la base. Nuestro proyecto. Nuestra palabra. Nuestra organización. Cómo no vamos a ser hermanos de resistencia con una estrategia común”.

Luego, ese racimo de 2.000 almas llegadas a Porto Alegre celebraron ser parte de este sueño, ya era de noche, cantaron hasta quedar afónicos. Fueron tres de días casi sin dormir, sin embargo, antes de subir a los micros rumbos a sus barrios, limpiaron todo el lugar que los cobijó.

Y así. Sin auspiciantes ni prensa servil, con un morral cargado de sueños, La Poderosa rumbeará con su tercer foro hacia Montevideo, será en 2019 y las caravanas partirán desde la ESMA, el mayor centro clandestino de detención, tortura y muerte de la dictadura cívico-militar. Memoria. Verdad. Justicia.

Esta es una crónica imposible de concluir. No hay manera de encorsetar en este manojo de palabras todo el amor que habita en la potencia plebeya de La Poderosa.

Fotos: La Poderosa

en octubre

Nuestros temas