Redacción Canal Abierto | Aceleración de los precios con recesión económica. Los datos relevados en el informe de pronósticos del Banco Central para julio reflejan un deterioro en las expectativas económicas para el resto del año y el 2019.

En gran medida producto de la fuerte devaluación del dólar (hoy en $28,27) y las medidas de ajuste tras el acuerdo crediticio con el FMI, la estimación sobre el crecimiento del PBI pasó del 3% en enero al 0,3% en julio. La proyección incluso es más grave si la comparamos con la planteada un mes atrás, cuando se ubicaba en 0,5%.

Algo similar sucede con las expectativas inflacionarias que, según el Banco Central, se ubicaba a principios de 2018 en torno al 19,4% y hoy ya alcanza el 31,8%.

Por otra parte, mientras el mismo índice calculaba en enero un dólar a $21,90 para finales de 2018, ahora se estima en 30,50 pesos. Es decir, una diferencia en el pronóstico de casi 40%.

Incluso la tendencia negativa se extiende con miras a 2019: según el informe, el crecimiento del PBI se ubicaría en 1,5%.

En conclusión, los pronósticos de consultoras privadas, bancos y especialistas que recoge el Banco Central plantean un escenario de estanflación, quizás el peor escenario para la economía argentina. Lejos de atender las causas de este deterioro, el Gobierno continúa inmutable en su denodada lucha contra el déficit en detrimento del desarrollo productivo, el consumo y crecimiento económico.

en octubre

Nuestros temas