Redacción Canal Abierto | La Casa Argentina en París no es sólo un lugar de residencia para estudiantes, científicos y académicos en la capital francesa. Es también un símbolo con más de 90 años de historia que albergó a encumbrados artistas, como el escritor Julio Cortázar y del pianista Bruno Gelber, entre otros.

Por estas horas este hermoso edificio ubicado en la Ciudad Universitaria, en la zona sur de la ciudad, es noticia. Es que el sábado por la madrugada los residentes allí se enteraron que su director, Juan Manuel Corvalán Espina -designado por el Ministerio de Educación de la Nación- había decidido no renovar la residencia de quienes integran el Comité de Residentes, una suerte de delegados de quienes habitan la Casa.

Tan simple como deleznable, la medida está íntimamente ligada al pañuelazo en respaldo al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo realizado el 13 de junio por un grupo de estudiantes y académicos.

“Cada año se renueva a los residentes que lo soliciten, pero casualmente ahora quedamos afuera quienes convocamos y realizamos el pañuelazo. Aunque sea un escándalo, no nos llama la atención después de las advertencias y amenazas que veníamos sufriendo por parte del director”, cuenta Lucía, una de las afectadas. “Estamos en verano, hay muy poca gente y la ciudad está bastante parada, lo que dificulta la búsqueda de alojamiento que, por cierto, en París es extremadamente caro”.

Psicóloga y cursante de una maestría en la capital gala, Lucía prefiere no dar a conocer su apellido por temor a represalias: “en mi caso, por ejemplo, no tengo ninguna ayuda económica del Gobierno argentino, trabajo como puedo, y sólo con el alquiler que pago en la Casa Argentina –aunque más económico que el precio del mercado, es para nada barato- puedo continuar con mis estudios”.

“Es una cuestión de libertad de expresión, un derecho que viene siendo coartado hace tiempo en la casa”, señaló Matías, y agregó: “El año pasado, yo y otra compañera fuimos obligados a mudarnos a la Casa de otro país por el sólo hecho de organizar una intervención artística en el marco del 24 de marzo”. En aquella ocasión buscaron colocar una bandera con la consigna “Fueron 30 mil desaparecidos”.

Desde anteanoche, el salón central de la Casa Argentina se encontraba tomada por los residentes. Esta mañana el director llegó al lugar con mas de 20 policías para desalojarlo.

en octubre

Nuestros temas