Redacción Canal Abierto | “Hace más de dos meses que no tenemos reunión paritaria. La correspondiente a 2017 venció el 28 de febrero de este año, y desde entonces no tenemos definición sobre la pauta salarial 2018. Nos dieron un aumento del 5%, unilateralmente y a cuenta de futuros aumentos, y hemos tenido sólo tres reuniones de paritaria salarial, en las que siguen sosteniendo la oferta de 15% “, sostuvo Claudia Baigorria, secretaria de Formación de la Conadu Histórica.

Con un acatamiento de más del 90% de las universidades de todo el país, ayer comenzó el paro de docentes universitarios, que declaró el no inicio de clases para el segundo cuatrimestre.

La medida es llevada adelante por todas las federaciones que participan de la discusión paritaria del sector docente universitario y pre universitario, en reclamo por la oferta salarial del 15% en cuatro cuotas no acumulativas, y el recorte presupuestario.

En un contexto de inflación, de tarifazos, devaluación, de aumento del índice de precios al consumidor y del costo de la canasta familiar, esto claramente es una pérdida de poder adquisitivo. “Es aceptar una reducción salarial y no estamos dispuestos a hacerlo”, enfatizó la sindicalista.

Por otra parte, hace unos meses, desde la Jefatura de Gabinete que dirige Marcos Peña, anunciaron a los rectores que se recortarían $ 3.000 millones al presupuesto universitario. Antes, el último envío presupuestario fue correspondiente a la cuota de marzo.

EL presupuesto aprobado por el Congreso para este año fue de $ 103 mil millones. El 90% de esto va destinado al pago de salarios de docentes, no docentes y autoridades.

“Con los $ 10 mil millones aproximados de remanente, deben funcionar las 60 universidades nacionales. Se destina a programas de becas para estudiantes, proyectos de investigación, el sostenimiento de los hospitales universitarios, clínicas, laboratorios, la compra de insumos de gabinetes y todo lo que son funciones primarias del sistema universitario nacional –advirtió Baigorria, y continuó-  si le restan $3.000 millones, es un recorte brutal al funcionamiento y no están dadas las condiciones para funcionar en este escenario que plantea el gobierno de Cambiemos”.

En el primer día de cese de actividades -que incluye las mesas de exámenes-, las federaciones presentaron una nota donde solicitaron una audiencia con el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro.

“Nos dijo que con gusto nos dará la audiencia y que está al tanto de la situación, pero no parece, porque la pauta salarial debía haberse resuelto en febrero o marzo de este año. Si el ministro verdaderamente está al tanto de la situación, pareciera que le importa muy poco o no tiene respuestas para dar a nuestro sector”, comentó la referente de Conadu Histórica.

Y agregó: “Hay un gran malestar, la gente está muy indignada y tiene ganas de seguir peleando. Entienden que no podemos seguir subsidiando con nuestro sueldo el funcionamiento de la institución, y que además, las universidades merecen un trato diferente si es que verdaderamente se pretende hablar de crecimiento y de un proyecto de país que tenga que ver con un desarrollo autónomo y soberano”.

En este recorte de presupuesto, la infraestructura también se vio afectada. Danya Tavela, secretaria de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, informó a los rectores que a partir de la medida se congelaba también la continuidad de todas las obras. Solamente Tendrán continuidad, sujetas a modificaciones, aquellas obras que hayan sido iniciadas. Las que no, quedan automáticamente sin efecto.

“Estamos mal, como todo el sistema educativo. Hay situaciones áulicas muy comprometidas en muchas universidades, sobre todo en las más viejas, donde la población estudiantil es muy alta, y en muchos casos no dan abasto”, comentó Baigorria.

En esta misma línea, se refirió a lo sucedido en la escuela 49 Nicolás Avellaneda de Moreno, donde la explosión de una garrafa se cobró las vidas de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. “Son muertes evitables, causadas por el desfinanciamiento. Esteban Bullrich lo dijo cuando habló de aquellos que no tienen la suerte de ir a otra escuela y tienen que caer en la pública. Esta es la definición de escuela pública para ellos. Es algo no deseado, que no tiene que ver con la calidad. Pero nosotros sabemos que todos los premios Nobel de este país salieron de las escuelas públicas y gratuitas”, sentenció.

Por último, Claudia destacó: “Nosotros no somos ingenuos ni desconocemos que todo lo que sea público, para este Gobierno, es un gasto. En esta cuestión donde deben disminuir la pauta deficitaria, a lo primero que echa mano son a los resortes estratégicos del Estado, sea salud, educación, vivienda, todo lo que es seguridad social en términos generales”.

Mientras, hoy se reunieron con los rectores del Consejo Interuniversitario Nacional, y el viernes, la Conadu Histórica realizará un congreso extraordinario donde los congresales de las distintas asociaciones de base de la federación discutirán la continuidad del plan de lucha en caso de seguir sin respuestas, tanto en lo salarial como en lo presupuestario.

 

 

en octubre

Nuestros temas