Redacción Canal Abierto | La lucha en defensa de las universidades públicas sigue creciendo y no se detiene.

El segundo cuatrimestre de 2018 arrancó con las aulas de las 57 universidades nacionales vacías, clases públicas, universidades y facultades tomadas, y una mesa paritaria donde, según las gremiales, el Gobierno no cede en lo más mínimo.

Por su parte, los docentes tampoco están dispuestos a soportar la reducción salarial que implicaría aceptar la oferta oficial del 15%, en cuotas. Es en ese marco, profesores, trabajadores universitarios, agrupaciones estudiantiles e independientes movilizaron a Plaza de Mayo y centros neurálgicos de todo el país.

En la Ciudad de Buenos Aires, y pese al aguacero, la protesta convocada por un amplio espectro sindical fue masiva. Además de los gremios Conadu, Conadu Histórica y FEDUN, se sumaron organizaciones como ATE y la CTA Autónoma, entre otros.

“Con 30% de inflación, ofrecen un 15%. Nos quieren bajar el salario”, explicó a Canal Abierto el secretario general de Conadu Histórica, Luis Tiscornia.

Si bien el eje central de la protesta es salarial, los docentes universitarios reclaman también la devolución inmediata de los 4 mil millones de pesos del recorte que hizo el Gobierno en ciencia y universidad.

La semana pasada diferentes especialistas de las más variadas disciplinas alertaron que el Conicet se encuentra en “estado grave”. Si bien el caso del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas es el más conocido, el resto de los centros científicos y tecnológicos de todo el país están pasando por la misma situación.

“Ya no estamos sólo frente a un conflicto de índole salarial, sino a un gran movimiento nacional en defensa de la universidad pública”, aseguró Tiscornia. Y lanzó: “Buscan achicar la universidad pública, lo que significaría condenar al país a la dependencia y la subordinación. No quieren al millón y medio de jóvenes estudiando. No es un invento nuestro, lo dijo Maria Eugenia Vidal con una frescura aterradora”.

promoción

Nuestros temas