Redacción Canal Abierto | El presidente Mauricio Macri anunció ayer la supresión de diez ministerios, entre ellos el de salud que quedó limitado a una secretaría. El recorte en la salud pública ha sido uno de los principales ejes desde la asunción de Cambiemos.

En las últimas horas, se conoció la terrible noticia de la renuncia de Sergio Maulen quien se encontraba a cargo del Programa titular de la Dirección de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculsis. Esto ha suscitado la preocupación en grandes sectores de la población ya que pone en peligro la prevención el diagnóstico y el tratamiento de las personas que recurrían al programa.

  “La renuncia se enmarca en el contexto de otra mala noticia: la degradación del ministerio a secretaría. Pone con signos de preguntas una cantidad de planes del ministerio que no sabemos cómo van a evolucionar. Sergio Maulen hizo una muy buena gestión pero ahora renuncia por los recortes presupuestarios que le querían imponer. Estamos muy preocupados por lo que está sucediendo”, señala en diálogo con Canal Abierto, Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped.

Maulen advirtió que su renuncia estaba relacionada con “el recorte en las partidas” que el Gobierno pretende aprobar en el Congreso en el marco del debate del Presupuesto 2019. Además, gran parte de la medicación del programa se encuentra afectada al valor del dólar ya que es importada. El funcionario estaba al frente de la Dirección desde el 30 de marzo de 2017.

“Estamos esperando ver cómo evolucionan las cosas. Quién se hace cargo del programa, cómo viene la provisión de la drogas, las compras. Estamos monitoreando permanentemente la actividad del ministerio. Si algo pone en riesgo la continuidad de los tratamientos vamos a estar junto con todo el resto de la comunidad interesada en este tema batallando para que no se pierda ningún derecho”, señaló Cahn.

Un antecedente no grato. que ha llevado la preocupación a muchos sectores ya que se vulnera el derecho a la salud, es que el 1 de diciembre de 2016, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, la campaña debió hacerse sin preservativos.

“Es el día tradicional de lucha contra el Sida y se hace toda una campaña de prevención. Ese año hubo que hacerla sin preservativos porque una compra que estaba desde el 9 de febrero, en diciembre no se había entregado”, sentenció el médico de Fundación Huésped.

en octubre

Nuestros temas