Redacción Canal Abierto | En mayo de este año las cámaras empresarias AEDBA (Asociación de Editores de Diarios de la Ciudad de Buenos Aires), AFERA (Asociación Federal de Editores de Diarios de la República Argentina) y AAER(Asociación Argentina de Editores de Revistas), con la dirigencia de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires, acordaron un arreglo paritario para los trabajadores de prensa escrita de entre 20 y 22% de aumento en tres partes.

Por debajo de la inflación proyectada, el magro acuerdo no sólo contó con la complicidad patronal y de la burocracia sindical, sino también gubernamental. Es que la hoy Secretaria de Trabajo encabezada por Jorge Triaca nunca homologó la paritaria y dejó sin aumento a cientos de trabajadores.

Desde entonces, y a través de este artilugio, el dueño de Página 12 y titular del sindicato SUTERH (porteros de edificios), Víctor Santa María viene justificando el impago del incremento salarial, razón por la cual los trabajadores pararon el martes 18 de septiembre. Esa fue la razón esgrimida en su editorial del día de hoy “Mi responsabilidad como trabajador y mi responsabilidad como editor”.

“Como trabajador y Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Edificios, verdaderos dueños de este proyecto periodístico, respetamos el derecho de huelga y los reclamos en una Argentina donde el salario ya no le alcanza a nadie y todos los días se acrecienta su pérdida de poder adquisitivo”, señaló con una cuota de cinismo Víctor Santa María.

El mismo razonamiento esgrimió, en otra nota también publicada en el día de la fecha, Director del Grupo Octubre, Pancho Meritello: “Ayer la edición en papel del diario no estuvo en los kioscos debido a una medida de fuerza de un sector de los trabajadores, a pesar de la alternativa de diálogo que el Grupo Octubre mantuvo abierta hasta último momento”.

Según los trabajadores nucleados en el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), la realidad es bien distinta: denuncian que el matutino no salió por primera vez en 32 años por decisión empresaria. Es decir, un lockout patronal.

“Ponemos el.hombro bancando condiciones de laburo irrisorias: los viáticos escasean casi hasta la ausencia. Casi todas las secciones sufrieron achique: por retiros voluntarios, por jubilaciones. Esos puestos de trabajo no fueron reemplazados”, explicó a través de las redes sociales Ailín Bullentini, redactora del diario, quien agregó: “lectores de P12, sepan q nuestro reclamo es por salarios dignos. Que somos trabajadores, queremos trabajar y poder vivir de nuestro trabajo. La ausencia del P12 en los kioskos hoy es un apriete más que nos estamos bancando de la empresa”.


“No es la primera vez que esto pasa: la demora en el pago ya sucedió en 2016 y 2017. Tanto, que recién ahora empezamos a cobrar (en cuotas) el retroactivo del año pasado, algo que en términos reales implica una enorme pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios”, afirmó el titular de SiPreBA y trabajador de Página 12, Fernando “Tato” Dondero.

promoción

Nuestros temas