Redacción Canal Abierto | La Resolución General 4315 de AFIP, publicada hoy en el Boletín Oficial, modificó el régimen general de equipaje, autorizando a los turistas argentinos el ingreso celulares, tablets y notebooks sin tener que declararlos en la Aduana.

Actualmente, las franquicia para ingresar artículos del extranjero es de 300 dólares para mayores de 16 años o emancipados. Hasta antes de la resolución, si una persona traía un celular que costaba 400 dólares, debía pagar el 50 % del excedente de la franquicia (US$ 100). Por lo tanto, pagaba 50 dólares. Ahora, sin importar su precio, un celular y una computadora portátil por persona estarán exentos de tasa aduanera.

En términos macro, la medida necesariamente no implica un ataque mortal a la industria nacional electrónica. Sin embargo, y producto de una indiscriminada apertura de importaciones, resulta sintomática de un sector productivo en clara decadencia.

También resulta llamativo el hecho de que a partir de marzo de 2018, en su informe mensual Estadísticas de Productos Industriales, el INDEC haya dejado de relevar el rubro “tablets y notebooks”.

Según aquellos últimos datos, la principal actividad de la provincia de Tierra del Fuego cerró 2017 con el peor resultado en diez años publicados. La muestra mas clara de ello es que en todo 2017 la producción de computadoras sumó tan sólo 16 unidades, cuando el año anterior había alcanzado las 290 mil.

Lejos que lograr un abaratamiento de precios por el libre juego de la oferta y la demanda, como gusta decir el neoliberalismo, la reducción de aranceles a las importaciones dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri produjo una invasión de productos extranjeros en el mercado interno, consolidó precios en alza –atados al dólar– y desbarató la principal industria fueguina.

A su vez, el año pasado la producción de microondas se redujo un 38%; la de aires acondicionados, un 12%; y la de televisores, un 9% respecto del año anterior. La fabricación de monitores cayó un 73,3% y se fabricaron un 80% de cámaras fotográficas menos que en 2016. Por su parte, la producción de aires acondicionados bajó un 12%, y la de televisores, un 9%.

Si bien el panorama no se preveía alentador para este 2018 (ya estaba pautada una reducción de los impuestos internos a los importados del 17% al 10,5%, hasta llegar a 0 en 2024), la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial no hace más que las veces de obituario del sector industrial informático.

en octubre

Nuestros temas