Redacción Canal Abierto | En un intento más por mostrarse sensible ante el drama de miles de familias que padecen la crisis económica y el drama habitacional, el Presidente Mauricio Macri dio una conferencia de prensa en Olivos. Junto al ministro de Interior, Rogelio Frigerio,  anunció medidas para vivienda.

Al son de la repetida frase “la cuota no se va disparar”, informó que se pondrá un tope a las cuotas de los créditos UVA, la cual no podrá superar en más del 10% la diferencia entre la inflación y el límite de variación salarial.

Según el mensaje, hay más de 100 familias que sacaron el crédito. La realidad es que, quien accedió al programa con un crédito UVA a 20 años por $1.000.000, en sus comienzos pagaba una cuota de $7.915. Hoy esa cuota ascendió a $14.220 y su deuda al banco es de $1.729.329, casi un 80% más de lo solicitado.

Si bien los bancos podían extender el crédito hasta diez años cuando la inflación supera los ingresos, “con la velocidad que aumenta la inflación en este momento y la pérdida en términos reales del salario disponible, lo más factible es que a la persona ni siquiera le alcancen esos diez años para poder cumplir con el crédito”, explicó el economista Alejandro López Mieres.

Otra problemática habitacional es la de los alquileres. Los propietarios siguen la valoración de sus viviendas en dólares, lo que hizo que la renta también se dispare.

Hace tiempo ya que la Federación Nacional de Inquilinos advierte los obstáculos con los que se encuentran a la hora de alquilar, y vienen presentando proyectos para mejorar los trámites de ingreso a una vivienda.

En una consulta que realizaron a más de 5.000 inquilinos, pudieron determinar que las personas que alquilan destinan el 45% de sus ingresos al pago del alquiler, sin contar expensas, impuestos y servicios. Si se consideran todos los gastos, mantener una vivienda alquilada ocupa el 60% o 70% de un salario promedio.

Macri anunció hoy que elevará una nueva ley de alquileres al Congreso, que incluye las siguientes medidas:

  • Si el destino es habitacional, no puede requerirse al locatario el pago de alquileres anticipados por períodos mayores a un mes. El depósito de garantía será devuelto mediante la entrega de una suma equivalente al precio del último mes de locación y sobre esta se harán los descuentos por posibles deudas que hubiere dejado el locatario.
  • Se podrán usar garantías bancarias.
  • La actualización del valor del alquiler será cada seis meses, en base al coeficiente de variación salarial.
  • La comisión de la inmobiliaria la pagará sólo el propietario.
  • Se aumenta el plazo de contratos a tres años.

Por otra parte, en lo que respecta al programa ProCreaAr, habrá un nuevo llamado del Plan ProCreAr Casa Propia y Construcción, para el que se destinarán $10.000 millones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del ANSES.

También se actualizan los montos máximos para subsidio y crédito del ProCreAr Ahorro Joven, y se prevén descuentos del 5% al 20% en corralones de todo el país para la compra de materiales y productos para el hogar.

Con el objeto de “facilitar” la construcción, hubo medidas para los desarrolladores y constructoras.

  • Impulso para desarrolladores vía exención de IVA, impuesto a los débitos y créditos, ganancias e ingresos brutos (sujeto a adhesión de las provincias).
  • Exención de IVA (vía devolución de crédito fiscal) para proyectos de viviendas de hasta 140.000 UVA (unos US$100.000 a precios de hoy).
  • Crédito intermedio a desarrolladores contra boleto de compraventa.
  • Licitación de tierra pública (AABE) para la construcción y uso de recursos del FONAVI como fondo de garantía para otorgar crédito a las pymes constructoras provinciales.

Uno de los rubros más golpeados por la crisis económica y la devaluación, es la vivienda. Lamentablemente, aunque el Presidente tenga “las mejores intenciones”, estas medidas no van a lograr resolver los problemas habitacionales que afectan a más de 14 millones de personas en el país.

en octubre

Nuestros temas