Redacción Canal Abierto | Este jueves, la Legislatura porteña votó la creación de un Código Electoral para Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuya aprobación tuvo 49 votos a favor y 9 en contra. Entre los puntos sobresalientes de este código, se destaca la unificación de las elecciones a jefe de Gobierno con las presidenciales, lo cual delega la facultad de crear un órgano electoral.

Éste órgano tendría carácter independiente y se llamaría Instituto de Gestión Electoral, a quien además la Legislatura le delega la implementación de tecnología electrónica en el sistema de votación.

“No estamos de acuerdo con esto. Lo que se aprobó es la posibilidad para el Ejecutivo de colocar las fechas de elecciones de acuerdo a sus objetivos proselitistas. Esto modifica lo que hoy establece la Constitución de la Ciudad que establece claramente elecciones separadas”, sostuvo el legislador porteño por el Partido Obrero, Gabriel Solano.

Con esta aprobación, la Capital Federal obtiene su primer Código Electoral desde que se convirtió en administración autónoma e independiente de la provincia.

El oficialismo confiaba en tener los 40 votos necesarios para aprobar la ley y por un acuerdo previo con el bloque kirchnerista lo terminó de concretar.

 

El voto electrónico

En el período de negociaciones con la oposición, se acordó la eliminación del artículo que permitía la financiación de los partidos políticos a través de empresas. Sin embargo, el apartado que habilita la posibilidad de usar tecnología se mantuvo.

El técnico informático, Javier Smaldone, planteó sobre esto: “tenemos que tomar experiencias de países que ya han intentado este tipo de aventuras electrónicas en los sistemas de votación y en general no han dado resultado en ningún país del mundo. Aunque parezca contraintuitivo, somos los informáticos y particularmente los técnicos en seguridad informática los que más objeciones tenemos contra este tipo de sistemas a la hora de emitir en voto”.

A su vez, Smaldone enumeró los puntos en contra a tener en cuenta si se planea implementar este método electoral.

  • El secretismo

“El año pasado demostramos en el Congreso de la Nación que una aplicación para celulares permitía certificar a quién había votado el votante y eso se puede usar para comprar votos”.

  • La economicidad

“Muchos condados de los Estados Unidos votaron con equipos que tienen quince años de antigüedad. No es menor pensar que si países desarrollados que intentaron esta aventura de votar con computadoras están teniendo problemas económicos para mantener los equipos actualizados, aquí no vas a tener ningún problema”.

  • La seguridad

“La ciencia informática no tiene un método para construir sistemas seguros ni para determinar si un sistema es seguro. Una auditoría informática profunda es muy difícil de hacer: es muy costosa en tiempo y en recursos humanos, y sus resultados nunca son concluyentes”.

  • La velocidad

“Lo que necesitamos es transparencia, no velocidad. Hay países del mundo donde tardan días en producir un resultado, pero el proceso es transparente, el proceso no tiene lugares grises u oscuros como ocurre aquí con el correo, con Indra, con el tiempo que pasa entre que se cierran las mesas y se publican los resultados”.

en octubre

Nuestros temas