Redacción Canal Abierto | Finalmente el ministro de Trabajo de Jujuy, Jorge Cabana Fusz, confirmó en la mañana del martes que autorizaron el trabajo de menores en tareas rurales.

Hace una semana trascendió en un medio de la provincia norteña que se habilitaría por decreto a trabajar a 45 menores de 10 a 17 años. Dentro de las tareas se destacaban encañar y desencañar tabaco, desflores de tabaco, plantaciones, tareas de peón general, carga y descarga de estufas y hasta modelos de ropa infantil.

“Lo primero que hay que aclarar es que no es trabajo infantil, es explotación, y esto es aberrante en cualquier etapa de la vida, sobre todo en la niñez. No es de extrañarse en el marco de las políticas que lleva adelante el gobierno de Morales y el de Cambiemos esto de favorecer a los sectores concentrados y sobre todo a la gran oligarquía terrateniente”, manifestó sobre el tema el coordinador de la Federación Nacional Territorial y referente en el área de niñez y adolescencia, Omar Giuliani.

La repercusión y el repudio que tuvo la noticia al conocerse, generó que Cabana Fusz salga dar explicaciones. Habló de 5 certificaciones que Trabajo realizó y que correspondían a chicos de 10 a 15 años para ejercer actividades de publicidad de ropa infantil y con el consentimiento de sus padres.

Mientras, los disputados del Frente de Izquierda, elevaron este miércoles un pedido de informe para conocer los detalles de esta resolución, y solicitar las sanciones correspondientes a quienes infrinjan las legislaciones vigentes.

La diputada Natalia Morales participó de una reunión con la Comisión de Trabajo. “Fue totalmente bochornosa. No dieron ningún tipo de respuesta con respecto a los 45 menores de edad ni las contrataciones de trabajo. Lo que sí reconocieron es que en el NOA y en la provincia hay trabajo infantil. Dieron cuenta de tres casos detectados pero es totalmente desproporcional a los altos porcentajes que se registraron en la zona”, sostuvo.

Por otra parte, la legisladora cuestionó el rol de la Fundación Porvenir como la encargada en las tareas de prevención y detección del trabajo infantil de esa provincia. “Lo que pasa con esta fundación no es menor, teniendo en cuenta que la integra la misma cámara del tabaco. Son empresarios y terratenientes que realizan explotación infantil y están encargados de una fundación que tiene por objetivo garantizar los derechos de los niños”.

Mientras, Giuliani expresó: “esto es una muestra más de cómo no les importa qué se degrada en función de los beneficios de la gran oligarquía terrateniente de nuestro país. Es la representación más cabal de quienes son. Esta instancia de mentir y decir que van a dar más trabajo a los niños, en realidad tiene que ver con favorecer la explotación por parte de los terratenientes a los sectores de niñez”.

Al igual que en Jujuy con el negocio tabacalero, en el resto del país también se dan situaciones de explotación infantil, como es el caso de los tareferos en Misiones, los banderilleros de  aviones agrotóxicos en Santa Fé, o los talleres textiles clandestinos en Capital Federal.

Existe dentro del Contrato de Trabajo la Ley Centeno que habla de la figura del aprendiz, que a partir de los 12 años puede realizar tareas bajo ciertos cuidados y con igual remuneración. Sin embargo, este no sería el caso.

 “Esto no es algo nuevo. Lo aberrante, lo grave de esta situación, es que el Estado lo habilita y lo legitima como política de Estado”, sentenció Giuliani.

promoción

Nuestros temas