Redacción Canal Abierto | La montevideana Luciana Mocchi es pequeñita. Cuando toma su guitarra y empieza a cantar, cobra una dimensión mucho mayor y sus canciones nos llevan por rincones y personajes de una urbe que puede ser Montevideo o cualquier otra.

De gira por esta margen del Río de la Plata, se presentará en Buenos Aires con las canciones de sus dos discos editados de forma independiente –La velocidad del paisaje y Mañana será otro disco-, y otras de su nuevo repertorio, como la que nos regaló en el estudio de Canal Abierto.

Este nuevo tema, aún sin nombre, permite entrever la trama de la poética de Mocchi: canciones populares, pequeñas historias de los que habitan la ciudad. “Es canción urbana. Son canciones hechas en la ciudad, vengo de ahí, es mi punto de origen. Y desde ese lugar intento interpretar el paisaje, sentimientos, ideas, y usar eso como excusa para cambiar el mundo”, reflexiona.

Mocchi supo vivir en el Centro Cultural La Cuadra, en el barrio Capurro de Montevideo. Esa experiencia duró varios años, “y generamos una movida de la música muy interesante, siempre tratando de mover colectivos independientes”, dice.

Y agrega: “Ya no vivo ahí, pero mi casa es siempre como la casa de todo el mundo”, narra la artista que tocará en Rafaela el 16 de noviembre, en Rosario el 17, el 18 en Santa Fe, en La Plata el 22, y cerrará esta gira en Buenos Aires (Santos 4040) el 23 de noviembre. En este show la acompañarán Luis Volcoff en piano, Luciano Larocca en percusión y Marcos Meehrovich en guitarra.

“Yo vivo de tocar y de los ingresos que generan mis músicas. Trabajé de otras cosas. Antes creí que no iba poder, durante mucho tiempo. Nos convencen de que en ningún camino creativo vas a poder ser feliz y ganar dinero. O que podés ser feliz pero no ganar dinero. Entonces mejor estudiás Derecho -afirma-. Yo estudié un montón de cosas tratando de rehabilitarme de la música, y trabajé en pilas de cosas y recaí. Siempre me daba cuenta de que lo único constante que hubo en mi vida es la música. La música siempre está ahí.”

“Es mucho más difícil vivir haciendo algo que no te gusta. Es mucho más difícil generar dinero. Si estás ocho horas sentado en una oficina cuando no es lo que querés hacer, te vas a enfermar, te van a pasar muchas cosas feas”, reflexiona Mocchi.

Sobre su relación con la porteñidad, analiza entre risas: “Somos hermanos, pero tampoco somos lo mismo. Nos criamos en la misma familia, eso siento con Uruguay y Argentina. A veces vengo acá y me siento en casa y allá siento que no; y a veces al revés. Me acostumbré mucho a venir. Hay otra velocidad. Siento que es perfecto el Río de la Plata, voy a Uruguay y extraño el caos de la Ciudad de Buenos Aires, y vengo acá y extraño el caos de la quietud montevideana. Siento que es un equilibrio perfecto entre los dos puertos”.

 

El documental “Botija de mi país”

Hace algunos años, Mocchi se interesó por el fenómeno migratorio. Tras dos años de investigación en torno al tema de la música producida por migrantes -de la cual surgió la creación de un registro de músicos latinoamericanos que viven en Estados Unidos y diversos países de Europa-, produjo, junto a la artista visual Valentina Cardellino, Botija de mi país (ver completo), un documental que retrata la vida de diez músicos uruguayos que emigraron a Estados Unidos por diversos motivos.

 

Entrevista completa:

 

Fechas

Domingo 18 de noviembre, 21 horas.
En Demos, 9 de julio 2239, ciudad de Santa Fe

Viernes 23 de noviembre, a las 22:30 en Santos 4040
Santos Dumont 4040, Colegiales, Buenos Aires

promoción

Nuestros temas