Redacción Canal Abierto | “Sufrí abuso desde 1996 hasta 2003. Hoy tengo 27 años y en julio de este año hice la denuncia. Después de esto se dio curso a la investigación y está en período de instrucción. Ahora el abusador, que es mi padre, está en carácter de imputado. La semana pasada se presentó el pedido de detención. Estamos esperando que contesten esa parte y ya pasaría a juicio y mañana declararía la última testigo”.

Así lo relató Nahiara Rafiaa, militante del movimiento Evita y víctima de abuso infantil, cuya causa es una de las pocas en el país que se encuentra en período de instrucción a pesar de estar prescripta.

Ella es una de las que, junto a la Red Nacional de Visibilización Contra el Abuso Sexual a Niñas, Niños y Adolescentes, convocan a una jornada que tiene por objetivo la visibilización de una problemática que va en aumento.

Esta realidad se evidencia en los datos informados desde Unicef que da cuenta de que 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños sufren o sufrieron abuso sexual antes de llegar a los 18 años.

Si se considera el marco judicial, las cifras son más escalofriantes. De acuerdo a las declaraciones del ex juez de la Nación, Carlos Rozanski, sólo el 10% del total de delitos de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes se denuncia. De ese porcentaje, menos del 0,01% se termina esclareciendo. Por lo que, de cada 1.000 casos denunciados, uno se esclarece con sentencia firme y 999 quedan impunes.

“Los hechos de abuso son algo que el Estado no tiene en cuenta. No hay política que ampare a las niñas, niños y adolescentes que sufren esto, ni a los que lo sufrimos en etapas anteriores. La mayoría no puede hacer una denuncia por las trabas de la prescripción”, comentó Rafiaa.

Su historia es quizás la razón por la que hoy milita, para que quienes vivan situaciones similares, puedan ser escuchados y tener la justicia que se merecen.

El recambio de leyes que hubo sobre este tema permite que hoy los abusos puedan ser denunciados, sobre todo los que se dan en el seno familiar. Sin embargo, debido a la prescripción, mujeres y varones que hoy tienen entre 20 y 25 y sufrieron abusos previos a 2015, quedaron fuera del amparo de la ley.

“Mi caso está sentando un precedente en la justicia. La última ley que ampara –en la que no entro por mi edad- es la del respeto a las víctimas. Lamentablemente a nosotros nos cuesta muchísimo llevar adelante cualquier cosa, te modifica la vida totalmente, tu forma de relacionarte, de ser y demás, y me cansé de llevar yo la mochila que tiene que llevar él. Necesito sentirme tranquila y poder hacer hoy una vida feliz y desde otro lado. Sé que esto es algo que me va a acompañar toda la vida, pero quiero que me acompañe desde otro lado, desde un lugar de superación y de lucha y no desde el lugar de víctima”, sentenció Nahiara.

La jornada de lucha y comienza hoy a las 17 en la Plaza del Congreso. Habrá intervenciones artísticas, activismos, áreas para niñas/os donde se desarrollaran actividades de prevención, y una feria de editoriales.

promoción

Nuestros temas