Redacción Canal Abierto | La condena a 13 años de prisión a la dirigente social Milagro Sala llega luego de tres años de una detención preventiva irregular. El Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Jujuy la halló culpable de los delitos de asociación ilícita, extorsión y defraudación al Estado en la causa conocida como “Pibes villeros”. El juicio reúne tres expedientes sobre el desvío de fondos destinados a la construcción de viviendas sociales por parte de cooperativas de la Tupac Amaru y otras organizaciones.

Todos los que asistimos a este debate vimos que no hay prueba suficiente sobre las graves acusaciones en contra de Milagro. Se refirieron a fotocopias, no hay originales. Los hechos no tienen fecha. Vamos a esperar los fundamentos para apelar e impugnar”, sostuvo luego de la audiencia a medios jujeños el abogado Matías Duarte, integrante de la defensa de la dirigente.

Está claro que hay un patrón de persecución en contra de ella, con diversas causas abiertas simultáneamente que se van encadenando una atrás de otra. El tiempo va a demostrar que hay una persecución en su contra para sacarla de la vida social y política de Jujuy”, sostuvo el letrado. En consonancia, tras la condena, Sala declaró a la prensa: “los jueces que están sentados ahí son los jueces que Gerardo Morales ha apretado para que nos dicten una condena a nosotros. Aquí han apretado a los testigos, han amenazado a las familias de los testigos para que nos involucren y hablen mal de nosotros”.

Las juezas Alejandra Tolaba, Claudia Cecilia Sadir y Ana Carolina Pérez Rojas

Hitos de una condena “necesaria”

En el proceso judicial se juzgó a Sala como “jefa” y a otros veintinueve imputados, algunos miembros de la Tupac Amaru y funcionarios políticos de la administración del ex gobernador Eduardo Fellner. En caso de no haber sido encontrada culpable, la justicia jujeña se habría visto obligada a liberar a Milagro Sala, presa irregularmente desde comienzos del Gobierno de Cambiemos. Sin embargo, observando el transcurrir de la causa -y sobre todo, en el reino de Morales-, podía esperarse cualquier cosa. 

Para recorrer el camino que nos lleva hasta esta condena, una crónica con algunos hitos que reflejan esta jugada política que busca asegurar la gobernabilidad de la provincia y una revancha de clase, más que un hecho de justicia:

  • 10 de diciembre de 2015: asume la gobernación Gerardo Morales.
  • 11 de diciembre de 2015: Morales asume y se modifica la composición del Superior Tribunal de Justicia, de cinco miembros se lleva a nueve. De esos nuevos jueces, dos de ellos, Pablo Vaca y Elizabeth Altamirano, eran diputados provinciales de la UCR en funciones. El 11 de diciembre de 2015 votan en sesión extraordinaria a favor de la ampliación del tribunal y el 12, asumen como jueces, violentando el reglamento de la Legislatura. La presidenta del Superior Tribunal, Clara Falcone, también fue diputada provincial. “Los cuatro nuevos miembros pertenecen a la UCR. A partir de esto se genera un disciplinamiento absoluto del Poder Judicial” sostiene el abogado Luis Paz.
  • 14 de diciembre de 2015: La Tupac y otras organizaciones realizan un acampe en la plaza central de la capital jujeña en reclamo de la apertura de una mesa de diálogo entre el poder ejecutivo provincial y las organizaciones sociales. El 15/12 el fiscal de Estado, Mariano Miranda, presenta una denuncia contra Sala, su marido y Alberto Cardozo por la supuesta comisión del delito de instigación. “La misma fue desechada en primera instancia por el fiscal de turno Darío Osinaga porque no se trataba de un delito sino una contravención. A los días, por orden de Morales, el Fiscal de Estado lo denuncia por incumplimiento de los deberes de funcionario público, amenazándolo con el juicio político”, señala Paz.
  • 16 de diciembre de 2016: Allanan la casa y detienen a Milagro. Basado en la denuncia de Miranda el juez Gutiérrez dicta la orden de detención en plena feria judicial y luego pide licencia. La ejecución de la orden la realiza el ministro de Seguridad de la provincia Ekel Meyer junto a personal policial no identificado y sin presencia de funcionarios judiciales.
  • 15 de enero de 2016: Morales le quitó a la Tupac la personería jurídica y cerró sus cuentas bancarias argumentando que la organización cambió su objeto social.
    Este día se presentan ante la fiscal Fernández de Montiel cooperativistas de la Tupac Amaru que se habían reunido el día anterior con Morales y denuncian a Sala por hechos ocurridos en años anteriores. Así se origina esta causa por la que ha sido condenada junto a los otros imputados.
  • Los recursos de habeas corpus presentados por la defensa fueron desestimados sucesivamente por el juzgado de primera instancia y en segunda instancia por la Cámara Federal de Salta. Un nuevo recurso llegó a la Corte Suprema de la Nación que lo derivó a la Sala I de la Cámara del Crimen de la Ciudad de Buenos Aires que se declaró incompetente. ¿El corpus? Encerrado arbitrariamente.
  • 20 de enero de 2016: a pesar de estar imputada por delitos excarcelables, el juez Mercau, a cargo de la causa, decidió su traslado a una cárcel de mujeres.
  • 29 de enero de 2016, el juez firmó la excarcelación por la causa por la que había sido detenida, pero define que siga detenida por otras acusaciones presentadas posteriormente.
  • La diputada provincial de Cambiemos Mabel Belconte, ex miembro de la Túpac Amaru y que llegó a la Legislatura de la mano del kirchnerismo, fue presionada por el gobierno provincial, según denuncia su ex-secretario, para implicar a la organización por desvío de fondos. Así se inicia la causa que concluyó ayer con la condena de Sala y otros 29 imputados, entre ellos la propia Belconte, condenada a 8 años de prisión y pedido de desafuero de la Legislatura.
  • El único de los imputados absuelto fue el hijo de Belconte, Juan Manuel Aguilera, quien incriminó a Sala. Cabe aclarar que la audiencia de ayer se retrasó porque Aguilera debió ser traslado desde Formosa donde se encontraba detenido por narcotráfico.
  • A lo largo de todo este tiempo, numerosos organismos de derechos humanos, nacionales e internacionales denunciaron la incontable serie de irregularidades que rodearon la detención arbitraria y continuada de Sala y otros militantes de la Tupac. En octubre de 2016, el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU señaló que: a la señora Sala se le obstaculizó el derecho a la defensa jurídica por diferentes medios, como por ejemplo la notificación deficiente de los delitos por los que se le acusaba, la falta de precisión y de claridad de los hechos que se le imputaron”. “Resulta sorprendente para este Grupo de Trabajo que diversas personas en 2016 han presentado denuncias penales por hechos que el Estado Argentino supuestamente tenía conocimiento desde 2010. Pero resulta aún más asombroso que una Auditoria haya arrojado resultados hace 6 años y que sus efectos legales y procesales surtan efectos justo en el contexto en el que la señora Milagro Sala participa en una protesta social pacífica y días después de que un juez estuviera por determinar su excarcelación”.
  • Diciembre de 2016, luego de que la Corte Suprema de Justicia rechazara los recursos presentados por la defensa, Sala fue condenada a tres años de prisión en suspenso en el marco del juicio por el escrache contra Morales, ocurrido en 2009 cuando este era Senador. En este juicio no se probó la supuesta instigación de Sala, quien no se encontraba presente en los hechos.
  • 28 de julio de 2017: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió una medida cautelar en favor de Milagro Sala. Luego de lo cual fue trasladada a una propiedad de la organización que había sido saqueada y debió ser acondicionada antes del traslado en la localidad de El Carmen, cerca del dique La ciénaga. El dispositivo de seguridad montado alrededor del “domicilio” lo convirtió en una nueva prisión.
  • 14 de octubre, En la madrugada un operativo del Cuerpo Especial de Operaciones Policiales de la policía de Jujuy, irrumpió en la casa de La ciénaga y la trasladó a la fuerza a la cárcel de Alto Comedero, descalza y en pijama. El traslado fue ordenado por el juez Pullén Llermanos, que hizo lugar a un reclamo de un fiscal que consideraba que la domiciliaria violaba el principio de igualdad con otros detenidos.
  • 23 de noviembre de 2017 la Corte Interamericana de Derechos Humanos requirió al Estado Argentino que sustituya la prisión preventiva de Sala por “la medida alternativa de arresto domiciliario que deberá llevarse a cabo en su residencia”.
  • 5 de diciembre de 2017, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió por unanimidad confirmar la prisión preventiva de Milagro Sala.
  • Este 30 de diciembre de 2018, Sala fue finalmente trasladada a su domicilio en el barrio de Cuyaya de San Salvador de Jujuy, para cumplir con la prisión domiciliaria tantas veces postergada y demandada por organismos internacionales.

 

La lista de atropellos y revanchas, maniobras y recursos leguleyos para mantener presos a los militantes de la Tupac y a Sala, es interminable. De un lado están “las familias” del poder jujeño y del otro, aquellos que osaron desafiarlos. “Lo único que hicimos fue trabajar y construir. Basta de hostigamiento. A mi marido (Raúl Noro) se lo está llevando la enfermedad. Digan la verdad, no mientan”, sostuvo ayer Sala en una larga declaración que dio a los medios luego de la audiencia que la condenó. 

 

Fotos: Agencia Télam

promoción

Nuestros temas