No voto. No creo en este sistema y en ninguno de sus artilugios que a veces suenan a broma de mal gusto. Sutil maquinaria de sometimiento existencial que concibió a la tal democracia a la manera de coartada cuyo propósito no es otro que sumergir a las personas en un estado de somnolencia profunda y prolongada. Al igual que toda religión.

Sin embargo, si este es el juego al que parece debemos jugar desde el mismísimo momento en el que alguien nos alumbra y arroja al mundo, considero muy poco democrático, por qué no sencillamente reaccionario y por sobre todas las cosas una impertinencia, que los que creen en este sistema y van y votan, piensen y digan que no debo ni puedo decir y actuar como pienso. Si a mí no me importa ni preocupa que otros voten, no veo por qué cuernos deberían menospreciarnos a los millares de personas que no lo hacemos, que nunca lo hicimos, que nunca jamás lo haremos. No molestamos ni perjudicamos a nadie. Tampoco los juzgamos. No somos funcionales a nadie por la simple razón de que en la pecera de la democracia no existimos, no figuramos.

Somos, acaso, la vindicación del cero.

Adjunto modelo de carta para formalizar la apostasía:

Señor Sistema

Yo,…………, con D.N.I. N°………….., constituyendo domicilio en ………….., de la ciudad de …………….., me dirijo al Sr. Sistema con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Justicia Electoral sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.

El derecho a elegir libremente religión o creencia política está garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/RES/217 A (III) del 10 de diciembre de 1948) y en el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (A/RES/2200 A (XXI) del 16 de diciembre de 1966) que, conforme al ordenamiento jurídico argentino y de acuerdo con el Artículo 75 inc. 22 de nuestra Constitución Nacional, tienen jerarquía constitucional. Esta garantía “… protege las creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia política” (cfr. Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, CCPR General Comment No. 22: Article 18 (Freedom of Thought, Conscience or Religion), 30 de julio de 1993, CCPR/C/21/Rev.1/Add.4, punto 2) y necesariamente implica el derecho a reemplazar por otra la religión o creencia que actualmente profese una persona o adoptar una visión indiferente (Ibid., punto 5).

En ejercicio de este derecho inalienable, en plena conciencia y con entera libertad, he resuelto que no deseo pertenecer a este Sistema, ni estar vinculado a él de manera alguna, ni autorizar a esa institución a que lleve registro alguno sobre mis creencias.

Como el Sr. Sistema sabe, la Ley 25.326 protege los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos, informatizados o no, y considera datos personales sensibles, entre otros, a aquellos que revelen las convicciones religiosas, filosóficas o morales de las personas. Estos datos sensibles gozan de especial protección, a punto tal que la formación de registros que almacenen información que directa o indirectamente los revele está expresamente prohibida (Art. 7 inc. 4); una excepción especial permite al Sistema y a otras instituciones sistemáticas llevar registro de sus miembros. Ahora bien, no siendo ya miembro del citado Sistema, condición que manifiesto y ratifico por la presente, la excepción especial mencionada deja de tener vigencia respecto de mi persona, por lo que corresponde de pleno derecho la enmienda del registro correspondiente.

Esta enmienda no puede ser otra que la eliminación total e inmediata de toda constancia registral, en primer lugar porque habiendo dejado yo de ser miembro del Sistema los datos del registro pierden su finalidad y deben destruirse (Art. 4 inc. 7), en segundo lugar porque mantenerlos implicaría una falsedad, y final pero fundamentalmente por el derecho de supresión que me asiste conforme al Art. 16 inc. 1 de la citada norma legal. En consecuencia, estimaré que en el plazo legal de cinco días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad del Registro de Votantes de la República Argentina, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales a las que ha lugar por derecho.

Estimaré asimismo que, realizada la supresión, se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento. Sirva la presente de formal notificación conforme al Art. 16 inc. 2 de la Ley 25.326.

Saludo al Sr. Sistema muy atentamente,

Firma

Aclaración

DNI

Llenar los espacios punteados, firmar, aclarar, echar mano de la numeración que el Sistema nos ha impuesto para clasificarnos, y remitir a quien corresponda.

promoción

Nuestros temas