Redacción Canal Abierto | En un nuevo capítulo de los ataques de Hernán Lombardi a los medios públicos, trabajadores y trabajadoras de Télam denunciaron el vaciamiento de las oficinas de Avenida Belgrano.

Esta semana, en el edificio donde se desarrollan las tareas periodísticas y se distribuye la información para abonados y público en general, comenzaron a llegar camiones para trasladar el equipamiento de la agencia.

“De ocho pisos que tiene el edificio sólo quedaron cuatro operativos. La mitad fueron cerrados, desmantelados. Se llevaron en camiones con doble acoplado los equipos y no sabemos a dónde. No sabemos si fueron a formar parte de la redacción fantasma que están armando en Tecnópolis o a dónde se los llevan”, explicó Esteban Giachero, trabajador de Télam y delegado de SiPreBA.

De este edificio público se llevaron incluso mingitorios e inodoros. “No sabemos con qué fin. Mientras tanto, acá seguimos la misma cantidad de compañeros y compañeras que logramos reincorporar el año pasado después del paro y la permanencia de cuatro meses. Los que entrábamos en ocho pisos ahora estamos hacinados en la mitad del espacio”, agregó Giachero.

Las y los trabajadores también denunciaron la falta de higiene y la exposición de cables que pueden provocar electrocuciones. Además, durante tres días de la semana pasada estuvieron sin agua. El subsuelo también fue cerrado y las salidas de emergencia están bloqueadas, lo que causa problemas para evacuar en caso de emergencias.

“Nos tienen de esa manera, hacinados, sin jefes. No hay explicaciones ni comunicación oficial. Tenemos un sistema interno de comunicaciones donde se manejan desde pedidos de vacaciones hasta las decisiones que toma el directorio, y en este caso no están informando nada”, informó el delegado de SiPreBA.

Si bien el equipamiento es parte del erario público, y como tal los trabajadores no pueden hacer algún reclamo, la realidad es que la gestión Lombardi está vaciando la agencia de noticias y no hay información clara y transparente de lo que está sucediendo.

La contracara de esta situación es la que viven quienes prestan servicios en la agencia paralela que se conformó en Tecnópolis. “A todo el personal jerárquico y jefaturas les han dado un plus salarial para, básicamente, violentar el convenio y quedarse más horas a cambio de este dinero, viáticos extra y un aumento por encima del paupérrimo 10% que nos dieron a todos, llevándose por arriba de un 25% todo ese grupo selecto de jefes puesto por la gestión”, agregó Giachero.

La persecución cada día es más obvia y los reveses judiciales desesperan a la gestión. El plantel de la agencia viene denunciando los “aprietes” que el Ejecutivo hace al iniciar juicios políticos a los magistrados de la Sala V, que entienden la causa de los 357 despedidos.

“En concreto ya no es sólo un vaciamiento, que es lo que se ve en términos visuales, sino directamente la destrucción de los medios públicos. Tanto Radio Nacional que ha cesado las programaciones locales, como la TV Pública que no tiene noticieros los fines de semana, no están exentos. Es un plan encabezado por Hernán Lombardi en detrimento de la información pública, federal y plural que debe ser un derecho constitucional garantizado para todos los ciudadanos”, sentenció el delegado.

promoción

Nuestros temas