Redacción Canal Abierto | Según la Dirección de Estadísticas y Censo de la Ciudad de Buenos Aires, entre el 30 de octubre de 2015 y el 30 de junio de 2017 la inflación fue del 71,7%. Pero los medicamentos no tuvieron la misma correlación de precios: en promedio aumentaron el 132%.

La comparación la realizó Consumidores Libres, adoptando como referencia 48 artículos de consumo masivo. Entre ellos Aspirineta, Herotina, Cafiaspirina, Macril y Sertal. Incluso, la ONG detectó incrementos de hasta el 236%.

“Nosotros denunciamos a la Secretaría de Comercio Interior, que no controla a las grandes cadenas de laboratorios”, explicó a Canal Abierto Héctor Polino, titular de Consumidores Libres y precandidato a legislador porteño en la lista Convocatoria Abierta por Buenos Aires.

Pero además de ubicarse por encima del índice inflacionario, los aumentos se alzaron muy por arriba de la devaluación del peso que, entre octubre de 2015 y junio de 2017, orilló el 54,3%.

“Esto es consecuencia del abuso que hacen los laboratorios de su poder de mercado a la hora de fijar los precios y de un Estado que no usa las herramientas institucionales de las que dispone. Aquí no funciona la legislación antimonopólica, no se articula la ley de genéricos con la existencia de producción pública de medicamentos, el PAMI que es el principal demandante de medicamentos del país, en lugar de fijar condiciones, les sostiene las ganancias”, manifestó por su parte Claudio Lozano, candidato a diputado nacional en el mismo espacio.

Asimismo, el economista denunció que Mariano Genovesi, candidato a diputado nacional en la lista de Martín Lousteau, es secretario ejecutivo de la Cámara (CILFA), que nuclea a los laboratorios que son los responsables de los aumentos.

Ambos realizaron la denuncia en la Defensoría del Pueblo que lleva ya siete años sin titular. Más tarde, fueron recibidos por el ombudsman de la Ciudad, Alejandro Amor.