Redacción Canal Abierto | El informe de la NBER (por sus siglas en inglés) revela que una décima parte de la riqueza del mundo se encuentra en paraísos fiscales, y que esa proporción asciende a un 15% para Europa y hasta un 60% para el Golfo y algunos países latinoamericanos.

En lo que se refiere a la riqueza offshore total en relación al Producto Bruto Interno (PBI) de cada nación, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela, Arabia Saudita, Rusia y Argentina encabezan el pelotón. Alemania, Reino Unido y Francia se encuentran por encima de la media.


Según el estudio, otro aspecto interesante es que, pese a los argumentos de la economía ortodoxa liberal, no habría relación directa entre la radicación de capitales en cuentas offshore y los niveles de presión impositiva en cada una de los países. Ejemplo de ello es que tanto Dinamarca como Noruega tienen índices de presión impositiva que oscilan entre el 46% y 48%, y sin embargo se ubican muy por debajo en el ránking elaborado por la NBER.

La publicación también indica que existen algunos factores estrechamente asociados con esta tendencia a la fuga de capitales, y serían la presencia de riqueza en recursos nacionales, en general asociados a los bienes naturales, y los contextos de inestabilidad política y económica.

Como fuentes, el estudio se basó en gran medida en las filtraciones de las cuentas ocultas en el HSBC de Suiza (4040 de ellas correspondían a personas jurídicas de origen argentino), así como en los llamados Papeles de Panamá. Cabe recordar que este último caso produjo un fuerte revuelo internacional por haber expuesto a mandatarios de numerosas naciones del mundo, entre ellos Mauricio Macri.

Nuestros temas