Redacción Canal Abierto | Los créditos UVA son préstamos que se ajustan por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), una unidad de medida creada por el Banco Central para –según afirma la propia entidad- fomentar el crédito hipotecario “y protegerte de la inflación”. De esta manera, la deuda queda fijada en UVAs que fluctúan de acuerdo al índice de precios, es decir a la inflación de la que dicen protegernos.

Como anticipó Canal Abierto hace poco menos de un mes, mas allá de la venta con bombos y platillos los Créditos UVA esconden una trampa que recién ahora se vuelve realidad.

La novedad en relación a este instrumento financiero es que -producto de la suba de tasas por parte del Banco Central, que hoy se ubica en 28,75%-  quienes hayan adquirido los préstamos verán encarecidas sus cuotas en un 10%. En concreto, la cuota mensual del crédito “tipo” trepará de 4490 pesos a 5368.

De las tandas publicitarias, las páginas de diarios y revistas, los banners que pueblan nuestros celulares y hasta de cada espacio callejero que soporte un cartel, surge la invitación: pedir un UVA. La línea de créditos hipotecarios fue uno de los caballitos de batalla de un sector del gabinete nacional que entiende a los sectores inmobiliario y de la construcción como dinamizadores de la economía.

Desde el punto de vista político, este nuevo incremento de las tasas pone de manifiesto un nuevo round en la puja que desde hace tiempo mantiene el Ministerio de Hacienda y Finanzas que conduce Nicolás Dujovne y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger. Este último, partidario de una política monetaria restrictiva con fines antiinflacionarios.

“Estos préstamos son muy seductores para las familias porque implican una cuota sustancialmente menor al alquiler que estarían pagando, pero el capital por el cual se endeudan indexa por inflación”, explica el economista especialista en finanzas Alejandro López Mieres, y agrega: “A nadie se le ocurriría endeudarse en dólares, pero es como si lo hiciera. Si mañana merced de, por ejemplo, una crisis internacional o la inconsistencia de los números de la economía que está llevando adelante el Gobierno tenemos una importante devaluación que se traslade a inflación, la gente se va a convertir en deudora eterna”.

Por estos días la suba será producto de que algunas entidades ya están trasladando el alza de tasas dispuesta por el BCRA, o analizan hacerlo en los próximos días.

El impacto de estas medidas es visto con preocupación por el sector inmobiliario, que teme que el nuevo escenario termine afectando al boom de ventas que vive el mercado. Según datos difundidos por el Banco Central en su último Informe sobre Bancos, en septiembre se entregaron casi 170 mil pesos por minuto en préstamos hipotecarios UVA.

Nuestros temas