Redacción Canal Abierto | Momentos de tensión se viven frente al Congreso de la Nación, donde el oficialismo pretende obtener quórum y los votos suficientes para dar sanción a un proyecto de reforma previsional que afectará a 17 millones de personas: trabajadores activos, jubilados y quienes cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Luego de que el martes obtuviera dictamen de mayoría en Diputados, el oficialismo llamó con apuro a una sesión especial para votar en el recinto la polémica reforma.

Esta mañana, en declaraciones periodísticas, los diputados Agustín Rossi, Nicolás del Caño y Leonardo Grosso exigieron que la sesión se realice sin la presencia de policías afuera y adentro del recinto. Denunciaron que algunos de los flamantes legisladores no pueden sortear el cerco por desposeer aun su carnet identificatorio.

El proyecto ya tiene media sanción en Senadores, gracias a los votos de Cambiemos y el bloque de legisladores justicialistas liderados por Miguel Ángel Pichetto.

Ayer, cuando las organizaciones sociales pretendían realizar una vigilia frente al Congreso, Gendarmería Nacional echó a sus perros sobre la militancia. Hubo heridos, entre ellos dos diputados.

 

Nuestros temas