Redacción Canal Abierto | Diciembre no sólo trajo malas noticias en materia legislativa por la aprobación del paquete de reformas de ajuste previsional y fiscal. Los 3346 trabajadores despedidos o cesanteados del último mes, según un estudio del CEPA, reflejan la crisis que atraviesa el mercado laboral argentino.

Si bien la pérdida de puestos de trabajo fue similar al acumulado de noviembre, uno de los datos que encendió las alarmas es que -de los 1442 despidos en el sector privado- el 75% (1070 empleos) se dieron en industrias fabriles. En esta área el deterioro laboral dobló las cifras del mes anterior.

Dentro de la industria, el rubro alimentos y bebidas encabezó los despidos, con casos como los de Ingenio La Esperanza y Ledesma, Coca Cola, Granjas Riojanas y La Rioja Vitivinícola. Le sigue el caso de los despidos de BRF, en el sector frigorífico. Y finalmente, en la actividad textil, Kalpakian y Medias Ciudadela (que incluye 70 suspensiones).

De todas formas, el triste índice de despidos estuvo encabezado por el sector público, donde se registró el 60% de los casos. Es decir, 1904 echados. Y sus principales responsables, el Estado nacional (557 en ministerios y 654 en organismos descentralizados) y la administración pública de la provincia de Buenos Aires (564).

Aunque el informe del CEPA acumula despidos muy recientes en el tiempo, la cifra todavía podría quedar corta ya que este 31 de diciembre se vencían una gran cantidad de contratos temporarios (calculan cerca de medio millón en todo el país, de los cuales 90 mil son del Estado nacional).

Lanzamiento

Nuestros temas