Por Pablo Bassi | La inflación proyectada para 2018 es de 2,5 a 7,5 puntos porcentuales por encima de lo que este jueves María Eugenia Vidal ofrecerá a los docentes, sin cláusula gatillo.

La negociación en territorio bonaerense no sólo es importante porque engloba al 40% de los maestros argentinos, sino porque será el porcentaje testigo para 22 provincias más la Ciudad de Buenos Aires, y lo seguirá siendo hasta que se revoque el decreto presidencial que dio muerte a la paritaria nacional docente.

Para FyE Consult los precios aumentarán un 22,5% y según Capital Economics, un 21%. Un informe de Focus Economics Consensus Forecast LatinFocus los ubica un 19,3% arriba; Fundación Capital, 19%; Abeceb y Citigroup, 18,5%; Banco Galicia, 18%; y Goldman Sachs, 17,6%.

Incluso el relevamiento de expectativas del mercado que publica el Banco Central todos los meses, indica que los analistas esperan una inflación por encima de la meta oficial: 19,4%.

Desde el gobierno bonaerense deslizaron que Vidal ofrecerá un 15% de aumento salarial sin cláusula gatillo y algún premio para quienes no hagan uso de licencias. La modalidad consistiría en revisar cada tres meses las planillas de presentismo. Denegar la revisión del acuerdo solamente tiene explicación en la necesidad de ajustar el poder adquisitivo de los trabajadores.

Sólo una provincia resolvió ya la paritaria docente: Misiones. El ahora gobernador oficialista Hugo Passalacqua suscribió con la mayoría de los sindicatos oficialistas un incremento del 15,5% sin cláusula gatillo.

Días atrás, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda analizó la posición salarial de los catorce gremios más importantes -entre ellos los estatales- desde la asunción del presidente Macri. Excepto los aceiteros, todos perdieron poder de compra.

La estrategia oficial queda al desnudo, a pesar de las consideraciones vertidas por el ministro de Interior, Rogelio Frigerio. Fue suya la tarea de anunciar que el Gobierno iba a retacear la cláusula gatillo porque la proyección inflacionaria había sido corregida. Se refirió a la meta anunciada a fin del año pasado por el equipo económico, que la elevó en cinco puntos, ubicándola alrededor del 15%. El alza de un dólar retrasado tiró los planes por la borda.

El escenario que reunirá al Frente de Unidad Docente con los ministros de Vidal no será el mismo que en 2017. La imagen de la gobernadora cayó levemente, acelerada por un descontento con el oficialismo que ubicó de nuevo a la inflación como principal preocupación de la sociedad. Esto no ocurría desde enero de 2016 y, antes, desde 2003.

Estreno

Nuestros temas