Redacción Canal Abierto | La Procuraduría de la Nación emitió un dictamen en el que consideró inconstitucional la ley provincial que le prohíbe a Farmacity ser titular de farmacias en la provincia de Buenos Aires. La red Farmacity Sociedad Anónima reclamaba desde hace años poder instalarse en suelo bonaerense.

Una de las situaciones que despierta suspicacias es que Mario Quintana, vicejefe de Gabinete porteño, es uno de los fundadores y accionistas de la cadena comercial y además es quien inició el juicio a la provincia en 2012. El colegio de farmacéuticos desde el año pasado, ha expuesto que ven este hecho como parte de la influencia política que tiene Quintana sobre todo el poder político para lograr y revertir lo que la provincia de Buenos Aires en todas las instancias le había denegado.

Otro de los conflictos tiene que ver con que la ley no permite a sociedades anónimas con fines de lucro instalarse: “En la provincia de Buenos Aires las farmacias son consideradas servicios de utilidad pública y no un comercio, por eso la ley no permite sociedades anónimas ni fondos de inversión. Además prevé un distribución racional de farmacias de manera que no se ubiquen todos en el mismo lugar y se extiendan por los barrios, los pueblos”, expresó Maria Isabel Reinoso ex presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires en diálogo con Canal Abierto.

Farmacity se encuentra en catorce provincias, además de la Ciudad Autónoma. Enfrenta rechazos no sólo en Buenos Aires, sino también en Santa Fe, Entre Ríos y Tucumán. Cuenta con 241 locales propios y en estas grandes cadenas prima el negocio por sobre la salud, ya que no sólo se ocupa de los medicamentos sino que también ofrece alimentos: “No nos oponemos a que ingrese, queremos que cumplan las leyes. El modelo de farmacia no es el que aspiramos para el ejercicio de la profesión, es una ‘forma shopping’ que vende música, comida y cualquier otro tipo de productos que no tienen que ver con el arte de curar”, manifestó Reinoso.

La ley determina que entre una farmacia y otra deben existir, por lo menos, 300 metros de distancia e impide también la comercialización de otros productos fuera del denominado vademécum de medicamentos, tanto de venta libre como recetados.

Es entonces que gracias al dictamen te la Procuraduría, Farmacity se encuentra a pocos pasos de que la Corte Suprema de la Nación autorice a que desembarque en la provincia de Buenos Aires, perjudicando así a los farmacéuticos y beneficiando a Quintana.

 

 

Nuestros temas