Redacción Canal Abierto | “La radio va camino a un vaciamiento total: echaron al único técnico, a todos los operadores de la madrugada y buena parte de los del fin de semana”, explicó Cecilia Claps, delegada del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y una de los 30 trabajadores que en el día de ayer se enteraron de su despido por una llamado telefónico.

La emisora del grupo Electroingeniería -a cargo de Gerardo y Sebastián Ferreyra y Osvaldo Acosta- ya había comunicado 10 cesantías tres semanas atrás, dejó de pagar los aportes previsionales, gremiales y de obra social hace varios meses. En total, en tan sólo un mes, la emisora redujo su planta en un 30%. A su vez, los trabajadores informaron que tampoco están abonando los pagos a la empresa de seguridad que cuida el edificio, que adeuda tres meses salario a los custodios.

Ante los recientes 30 despidos, los trabajadores iniciaron un paro por tiempo indefinido para exigir su reincorporación o la convocatoria a una audiencia del Ministerio de Trabajo para resolver el conflicto.

“Nos chamuyaron”, lanzó Nicolás Trinchero, el otro delegado de Sipreba en la radio, y agregó: “Hace un tiempo nos anticiparon que iba a haber una reestructuración, con cambios de horarios y ofertas de retiros voluntarios para quien quisiese. Nada de eso sucedió, y ayer domingo por la tarde noche nos llaman con esta horrible noticia”.

No es la primera vez que patronales y Ministerio de Trabajo desconocen la representatividad del Sipreba al interior de un medio de comunicación, aún cuando –como en este caso- las elecciones de delegados se hayan realizado en tiempo y forma. En general las empresas prefieren como interlocutor a gremios “dialoguistas” o burócratas, a veces con nula legitimidad entre los trabajadores, como es el caso de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA).

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas