Por Alicia Rivas | Los jueces Víctor Alonso, Fermín Ceroleni  y Lucrecia Rojas de Barado garantizaron este jueves, en Corrientes, la impunidad para los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en Gobernador Virasoro durante los años de la dictadura cívico-militar y que tuvo como víctimas a trabajadores rurales y de la industria de la alimentación de la empresa Las Marías o sus subsidiarias.

La absolución de Héctor María Torres Queirel administrador de “La María Aleida” -establecimiento yerbatero proveedor de Las Marías, donde fue secuestrado el 29 de junio de 1977 Marcelo Peralta-, es la continuidad de una larga cadena de arbitrariedades y dilaciones judiciales que construyeron una sentencia que sólo se explica con la negación de la existencia del terrorismo de Estado y sus crímenes de lesa humanidad.

“Nosotros necesitamos estudiar los argumentos de este fallo porque obviamente no estamos de acuerdo. La posición del Ministerio Público era muy clara, teníamos los elementos suficientes para hallarlo a Torres Queirel responsable por el hecho que se lo había traído a juicio”, resumió el fiscal Flavio Ferrini quien había pedido seis años de prisión e inhabilitación por el doble de tiempo para el imputado.

Ferrini no estuvo presente al momento de los alegatos de la defensa por lo que no pudo replicar. No pudo aclarar, ni contestar los planteos que el abogado defensor Néstor Javier Irazusta hizo. La estrategia de la defensa fue desconocer el contexto de terrorismo de Estado en el que desaparecieron Neris Pérez y Marcelo Peralta y en el que fueron secuestrados, detenidos y perseguidos unos doce trabajadores más vinculados a Las Marías.

“Para la Fiscalía está probado que el aporte que hizo es a título de colaboración necesaria para la desaparición de Marcelo Peralta. No hay que perder de vista que no sólo era el dueño del campo sino que era el interventor militar del municipio, toda la documentación y los reglamentos  lo hacían funcionar como responsable del área desde el punto de vista militar. Es totalmente improbable que la gente haya entrado y salido varias veces sin el acuerdo previo, no en este caso como dueño del campo, sino como interventor militar. Eso es lo que nos tienen explicar”, remarcó Ferrini presente en la audiencia sólo a la hora de escucharse la sentencia.

Los volvieron a desaparecer

El presidente del Tribunal, Víctor Alonso, tuvo a lo largo de todas las audiencias una actitud hostil, agresiva hacia los familiares y sobrevivientes de la dictadura presentes en la sala. Muy diferente a la que mostraba hacia el imputado y sus allegados. El momento de leer la sentencia no fue la excepción.

“Primero, absolver de culpa y cargo a Héctor María Torres Queirel, DNI  7.715.714, por el delito que fuera requerido sin costas, levantar las restricciones y medidas cautelares que pesan en su contra una vez quede firme la presente. Segundo, convertir en definitiva la libertad condicional concedida oportunamente una vez firme la presente; fijar audiencia del día 6 de septiembre del año 2018”, leyó en voz alta.

“Deje toda la constancia, se olvidaron de las víctimas. ¡Genocidas!”, le gritó Noemí Acuña, hija de Marcelo Acuña, dirigente del Sindicato de la industria de la alimentación (STIA), preso y torturado durante la dictadura. “¡Prendele una vela a Marcelo Peralta!”, le dirigió a Torres Queirel. Mientras, en la sala, le gritaban “¡asesino!”.

“Nosotros decimos que otra vez vienen a desparecer a nuestros compañeros Neris Pérez y Marcelo Peralta. Esta gente siempre quiso que se quede todo en el olvido; siempre quisieron decir que en Virasoro, durante el gobierno de facto, no pasó nada. Tenemos dos desaparecidos y casi una docena de compañeros que fueron presos -agregó Jorge Pérez, hijo de Neris Pérez-. Hemos logrado muchas cosas: que un pueblo, Virasoro, Corrientes, Argentina y el mundo sepan lo que pasó, lo que hizo esta empresa Las Marías y que fue participe de lo que pasó entregando a sus trabajadores. Acá no desaparecieron maestros, no desaparecieron políticos, no desparecieron estudiantes, acá la pelea, los secuestros, todo, se dirigió a los trabajadores agremiados de FATRE y STIA. Está todo tan claro que la Justicia mira y no”.

Por su parte, desde el Colectivo Justicia para Virasoro sostuvieron: “Esta sentencia no es la verdad. Seguimos teniendo derecho a saber dónde está Marcelo Peralta, Neris Pérez y todos los desaparecidos”. Este colectivo se conformó en torno a la causa y está integrado por sobrevivientes, familiares, referentes sociales, gremiales, periodistas y académicos.

“Las Marías y Torres Queirel son responsables. Continuaremos trabajando en la construcción de la verdad para que la sociedad conozca la participación empresarial encabezada la Empresa Las Marías en la matriz represiva que culminó con la desaparición de Marcelo Peralta y de Neris Pérez y la cárcel y tortura de cientos de trabajadores de la producción yerbatera y el desmantelamiento sus organizaciones sindicales”, finalizaron en un comunicado.

Las Marías a Instrucción

Ferrini también había solicitado que el Tribunal extrajera del expediente lo necesario para impulsar una nueva investigación que señale las responsabilidades de Las Marías en los crímenes del terrorismo de Estado. El Tribunal respondió a ese pedido diciendo que la Fiscalía tiene los atributos necesarios para avanzar con esa investigación. La Fiscalía que debería tomar nota y comenzar a trabajar en el tema es la de Paso de los Libres.

La cita para leer los fundamentos de este fallo es el 6 de septiembre a las 12. Después de estudiarlo, la Fiscalía ya anticipó que apelará.

 

Fotos:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas