Redacción Canal Abierto | Ayer por la tarde, la policía de Esteban Echeverría detuvo a Aymara Val, militante feminista del MTE-CTEP, mientras llevaba adelante junto a compañeras y vecinos la construcción de un refugio para mujeres en situación de violencia.

En una detención que sólo se puede definir como arbitraria, las causales siguen siendo desconocidas. La denuncia habla de usurpación de inmuebles con ingreso violento. Sin embargo, al momento de llevarla a la comisaría, nada de eso fue explicado.

«Entendemos que se armó una causa en conjunto con un vecino que tiene intereses en esos terrenos. La policía intervino y llevó a Aymara y a sus compañeros engañados hacia la comisaría, aduciendo que debían notificarse. Una vez que llegaron, les cerraron las puertas y los dejaron detenidos», informó Marcela Val, tía de Aymara.

De acuerdo a lo que informan sus familiares y representantes legales, nunca se presentó una orden judicial para su arresto. Al comunicarse con la fiscal de turno, le informaron que se tomaría la denuncia y las declaraciones esta mañana. «Organizaciones sociales y sindicales, incluso el intendente quiso comunicarse con la fiscal, pero tenía apagado el celular. Es muy grave que una fiscal de guardia haga esto», comentó Marcela.

Por su parte, Juan Grabois, abogado de Aymara, indicó que «esto es una nueva arbitrariedad de la Policía de la provincia de Buenos Aires,en un contexto de creciente represión, no sólo a la protesta social. En este caso también a una tarea solidaria que estaba desarrollando un grupo de jóvenes que ponen su tiempo, su amor y su energía al servicio de los demás, como en esta oportunidad, a mujeres en situación de violencia que necesitan un lugar para vivir».

Finalmente, ante la gran concentración de organizaciones y familiares en la comisaría 4ta de Canning para exigir su libertad, Aymara Val y Oscar Gimenez fueron liberados.

Desde la familia informaron que ahora queda «trabajar sobre la causa que le armaron».

Recibí más periodismo de este lado

promoción

Nuestros temas