Redacción Canal Abierto | Pese a que el presidente Mauricio Macri aseguró que «la inflación ya está bajando» y pronosticó que «lentamente va a mejorar la economía», la primera de sus definiciones recientes acaba de ser desmentida por el dato duro del Indec. Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC), el primer mes del año cerró con un 2,9% de aumento.

Diciembre cerró con 47,6%, la inflación más alta desde 1991. Con esta suba, en relación con enero 2018, la variación fue del 49,3%.

A nivel general, los Servicios (3,5%) aumentaron mucho más que los Bienes (2,6%). En el desglose, el rubro que lidera el alza es Comunicación, donde la inflación de enero fue del 7,4%, dos veces y media el promedio. Le siguieron Restaurantes y hoteles (3,7%), Otros bienes y servicios (3,6%), Recreación y cultura (3,5%), Bebidas alcohólicas y tabaco (3,5%), y Alimentos y bebidas no alcohólicas (3,4%).

El único rubro que tuvo deflación fue Prendas de vestir y calzado (-0,6%), el mismo que refleja en otros índices ser el más afectado por la estrepitosa caída del consumo.

En la Canasta Básica de Alimentos, los artículos que superaron con creces el promedio inflacionario fueron la lechuga (14,6%), manzana (12,6%), el champú (11,2%), filet de merluza (10%), jabón en polvo (7,8%), detergente líquido (7,5%), seguido por el cuadril (7,1%), la nalga (6,7%), el asado (6,7%) y la carne picada (6,6%).

En lo que refiere a zonas geográficas, la más castigada fue el Noreste argentino, con una inflación del 3,4%, seguida por el Noroeste con 3,2%, y la Patagonia con 3%. Sin embargo es Cuyo donde la inflación acumulada es más importante: allí alcanza el 51,6%.

 

Ilustración: Marcelo Spotti

promoción

Nuestros temas

A %d blogueros les gusta esto: