Canal Abierto Radio | A la fecha, se reportaron 1.467 de los cuales unos 700 se consideran activos y dentro de ellos, 7 en condiciones graves y 58 muertos. La otra mitad de infectados está en condiciones estables.  Se realizaron 45.614 testeos, y hay 3068 casos en seguimiento porque si bien no tienen el virus, están asistidos en las clínicas. La clave está en la vigilancia en los hogares” indicó Rauber.

La filósofa conversó con amigos y conocidos cubanos, que le explicaron cómo están viviendo una cuarentena voluntaria pero con un fuerte respaldo. La población está organizada en el territorio y por organizaciones, que integran un comité de Censo de la Revolución: “A partir de ahí se conoce cuadra por cuadra la cantidad de habitantes, su edad, enfermedades, y cada 120 familias hay un médico que es para la familia”. Cada médico y su equipo atienden en centros de salud primaria y cada cierta cantidad de estos, existe un policlínico.  

Todos los días los médicos de cabecera de cada cuadra  y sus equipos, integrados por estudiantes de medicina realizan recorridas casa por casa, en las que relevan el estado de salud y les hacen los testeos necesarios, sobre todo si tienen síntomas compatibles con el coronavirus. De esa forma los médicos cubanos garantizan la vigilancia y atención de unas 6000 personas en sus hogares.

“El trabajo hormiga en higiene, en detención temprana de los casos, en tener la infraestructura en Cuba es lo que lleva a un control de la pandemia”

Todo es posible cuando se organiza territorial y comunitariamente” remarcó Rauber, ya que es el propio pueblo cubano el que mantiene un control y autocontrol de la salud primaria y la higiene básica del hogar. Además el gobierno garantiza los insumos de higiene: “Se ha repartido, y se vende a precio muy accesible las empresas del Estado o de las farmacias, lavandina para la limpieza”.

 “Cuba es un país bloqueado y en este momento está hiperbloqueado, hace más de 60 años que EEUU no le vende ni una aspirina. Cuba había comprado respiradores y EEUU compró la fábrica de los respiradores para que no le lleguen. Es una situación de crimen. EEUU se ha agarrado las ventas de barbijos y respiradores que iban para Alemania, Francia y otros países, y como ellos tienen dinero y si no lo tienen lo imprimen, la empresa que había hecho el acuerdo con Cuba de vender los respiradores, antes que salga el envío el Estado compró la empresa”

Escuchá la columna completa:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas