Redacción Canal Abierto | El lunes próximo hubiera sido el cierre de la 46ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Un clásico evento del mundo de la cultura, que por primera vez tuvo que suspenderse. Lo que no hicieron golpes militares ni las distintas peripecias que nuestro país conoció con distintos signos monetarios, lo logró el coronavirus.

 

Así como ocurrió desde el 30 de abril, día en que hubiera sido al apertura formal, este fin de semana habrá un evento virtual de cierre, que consistirá en un programa emitido por la TV Pública hoy, a partir de las 13.30.

 

Con la conducción de Cristina Mucci y Osvaldo Quiroga, durante dos horas se escucharán las palabras de la presidenta de la Fundación El Libro María Teresa Carbano, saludos del Presidente de la Nación Alberto Fernandez, del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta, de los titulares de las carteras de Cultura de Nación y CABA –Tristán Bauer y Enrique Avogadro-, de Horacio González, quien hubiera sido el responsable del discurso inaugural e intervenciones de los autores Claudia Piñeiro, Alejandro Dolina y Miguel Rep. Además, Alejandro Vaccaro disertará sobre la obra de Jorge Luis Borges. Desde La Habana, ciudad invitada de este año, el cantautor Diego Gutierrez interpretará una canción de su autoría.

 

En diálogo con Canal Abierto, Carbano contó que «la Feria estaba preparada. Cuando terminamos cada edición, al mes empezamos a trabajar en la feria siguiente. Teníamos incluso pasajes para invitados del exterior comprados. Tras tomar la decisión en principio de aplazarla, lo que hicimos fue acusar el golpe, reaccionar y desde el lado de la Fundación ver qué podíamos hacer para mantenerla visible. O mejor dicho, para empezar a visibilizarla en las redes».

 

 “Para el caso de los expositores fue un fuerte golpe porque ellos venían de unos años duros de caída en la producción y en las ventas y la Feria significaba la posibilidad de tener algún grado de recuperación. Entonces también eso fue muy fuerte. El personal de la fundación desde su casa fue ideando qué se podía hacer. Lo primero fue el canal You Tube de la Feria. Ahí hay más de 650 videos con algunas joyas. Después empezamos a recuperar archivos de sonido que hoy por hoy hay varios podcast que están en SoundCloud. El otro día pusimos al alcance de todo el público una charla de Bioy Casares en la Fería número 22”, agregó.

 

La presidenta de la Fundación El Libro, explicó, además, que «como pegaba muy bien todo esto que íbamos haciendo, el entusiasmo crecía»


Aclaremos que no hay absolutamente nada se compara con la presencia física de la gente, los editores, las interacciones o los actos”, agrega.

Descargar

 

Al igual que otros eventos que se vieron obligados a cancelar o posponer por la pandemia, la Feria del Libro tuvo su instancia de intervención en redes. “Lo que hicimos para la fecha de la inauguración fue una campaña en la que todo el que quisiera enviara fotos suyas en la feria. Esto tuvo una repercusión magnífica. Entonces a posteriori, empezamos a programar actividades diarias. Cada día fuimos enviando una agenda de actividades en la que había alguna charla, alguna narración, el festival de poesía online y llegamos a mañana. 

 

La Feria del Libro fue el primer evento masivo en ser cancelado, aún antes de que el gobierno tomara la determinación de implementar la cuarentena. Para muchos, este dato fue la confirmación de que se estaba ante una situación que no se asemejaba a nada antes conocido.

 

“Nosotros hicimos la consulta a fines de febrero porque ya estaban los casos intensos en Italia, así que llamaba la atención, ya no era algo que fuera solamente en China. Por más que estuviéramos en el hemisferio sur, todo lo que se veía iba en ese sentido. Nos dijeron que sería conveniente que fuéramos pensando que quizá la tendríamos que suspender. Ese fue un golpe fuerte, ahí nos dimos cuenta que esto era serio”, concluyó Carbano.

Descargar

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas