Redacción Canal Abierto | “Ese día, a las 4 de la mañana, la familia se encontraba en su dormitorio durmiendo, estaban la señora, sus hijas, uno de los nietos y el sobrino, también estaba el papá de la señora. Ingresó la policía violentamente como se ve en el video. Una vez que lograron derribar la puerta de la vivienda, procedieron al maltrato y a la violencia”. El relato de Daniel Rolón, referente de un sector del pueblo qom de Fontana, Chaco, narra los sucesos que ocurrieron allí el sábado, en el Barrio Banderas Argentinas, en la casa de la familia Fernández, integrantes de la comunidad.

Los hechos fueron filmados por Elsa, la mamá. En el video se ven al menos cuatro oficiales que, por la noche, fuerzan la puerta de entrada a una casa portando armas largas,  golpean a un joven por la espalda y se lo llevan a la rastra mientras la voz de una mujer les grita “basta”.

La descripción de la familia Fernández ahonda en detalles que en el video filmado por Elsa no se ven: sin orden de allanamiento, sin identificarse, sin leerles sus derechos, los policías entraron efectuando disparos y golpearon a los residentes. Luego se llevaron detenidos a dos varones y dos mujeres. Una de ellas es menor de edad. En la comisaría, denuncian, los torturaron y golpearon, y las mujeres sufrieron abusos sexuales.

“Los llevaron detenidos a la Comisaría Tercera de Fontana, y ahí sufrieron el maltrato, fueron muy lastimados. La nena (16) salió muy mal de ahí, no para de llorar, no para de temblar, no quiere hablar con nadie, se le arrima alguien y ella tiembla –agrega Rolón, en diálogo con Canal Abierto-. Uno de los hijos tiene discapacidad en uno de los brazos y a él también lo pisaron todo, lo patearon. Una de las chicas relató que las rociaban con alcohol, les apagaban las luces y les decían que les iban a prender fuego, y en todo momento las manoseaban en sus partes íntimas”.

“Indios infectados, ustedes son unos malacostumbrados”, le contó una de las chicas que les decían los policías, a integrantes de la Mesa Multisectorial Feminista y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) que el domingo llegaron a la casa de los Fernández.

 

Persecusión y hostigamiento

Fontana queda cerca de Resistencia y los habitantes de la comunidad qom de allí sostienen que la Comisaría Tercera es nuevita, pero que desde que la instalaron allí, a pasos de sus casas, los maltratos son cotidianos.

“De parte de la Policía de la Provincia del Chaco en general, no solamente de Fontana, hay mucha persecución hacia la comunidad qom, sobre todo a los jóvenes. La policía ve a dos o tres muchachos qom y empiezan a tirar como si fueran perros”, cuenta Rolón, quien ya presentó quejas ante las autoridades y no obtuvo respuesta.

En este caso, el argumento policial es que estaban en persecución de dos jóvenes que le estaban arrojando botellas a la comisaría desde la calle, y que ingresaron al terreno de la familia Fernández.

Esta tarde, la ministra de Seguridad de la provincia, Gloria Zalazar, anunció el apartamiento de los policías de la Comisaría Tercera y otras unidades especiales que intervinieron en el procedimiento. Pero la sanción no parece acorde a la gravedad de la situación y desde la comunidad afirman que nadie del gobierno ni de la policía se acercó a ver cómo está la familia Fernández ni a ofrecer su ayuda.

“Nos comunicaron que a cinco agentes que estaban esa noche en la guardia se los sacó de sus funciones, pero eso no nos deja conformes, porque pegarle así a una menor de 16 años, rociarla con alcohol, manosearla, son delitos graves. Pedimos que sean detenidos, que sean sancionados como corresponde, no sólo retirados de la fuerza. Queremos que queden presos, no son policías, son criminales”, finaliza Rolón.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas