Canal Abierto Radio | Hace años que las vecinas y vecinos de las villas y asentamientos populares de la CABA denuncian falta de servicios básicos, como agua, cloacas, luz y gas y pese a conquistar esos derechos en la Justicia, las sucesivas gestiones del Pro han incumplido sistemáticamente con esos reclamos.

A nivel nacional, se exige Salario Universal, Impuesto a la Riqueza y reconocimiento salarial a trabajadoras y trabajadores comunitarios. Y a nivel local de la CABA y regional de la AMBA, las organizaciones reclaman que se garanticen las condiciones mínimas indispensables para vivir e higienizarse y así resistir al coronavirus. “Hay una pandemia mundial y el gobierno de la Ciudad no está a la altura de las circunstancias” denunció Dagna Aiva, referente del Frente Salvador Herrera de la CTA Autónoma.

“No nos hacen caso y son demasiadas las cosas que nos están pasando, hay muertes incluso”, relacionadas a incendios por conexiones precarias de luz o gas, o por calefacción a carbón o leña. La falta de alimentación o de estas condiciones agravan la salud del total de la población, en particular de grupos de riesgo: adultos y adultas mayores, «electrodependientes, gente con traqueotomías, personas con asma, con cáncer u otras afecciones crónicas, que tampoco pueden ir a los hospitales porque los rebotan” y tienen que buscar un lugar en casas ajenas con electricidad “porque si no se mueren, literalmente”.

 

“Nosotros estamos dispuestos a colaborar con las inversiones del Gobierno de la Ciudad si ellos hacen lo que tienen que hacer, porque tampoco estamos pidiendo que sea todo gratis. Estaríamos felices si tuviéramos luz todos los días, si pudiéramos satisfacer nuestras necesidades básicas y poder aportar también una boleta como cualquier ciudadano. Hay muchos vecinos que no lo pueden pagar pero veremos como lo resolvemos”.

Los cortes de luz son permanentes y prolongados; y los camiones cisternas, van dos veces al día y no llegan a cubrir las necesidades de todo el barrio. Aiva comentó que hay una causa que ganaron en 2013 en conjunto la Villa 21-24 y Zabaleta, cuando el Juez Gallardo ordenó que se garanticen las condiciones para los barrios. «Pero las medidas se van cumpliendo de a gotitas”, lo que resulta insuficiente en tiempos de la pandemia global.

Los cortes de luz son permanentes y prolongados; y los camiones cisternas, van dos veces al día y no llegan a cubrir las necesidades de todo el barrio. Aiva comentó que hay una causa que ganaron en 2013 en conjunto la Villa 21-24 y Zabaleta, cuando el Juez Gallardo ordenó que se garanticen las condiciones para los barrios. «Pero las medidas se van cumpliendo de a gotitas”, lo que resulta insuficiente en tiempos de la pandemia global.

Escuchá la entrevista completa:

También te puede interesar:Las vidas villeras también importan

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas