Redacción Canal Abierto | El 10 de diciembre a la mañana Hernán Andrada se encontraba tomando mate con su familia en su casa del paraje Nueva Esperanza y le avisó a su abuelo que, como hacía habitualmente, pasado el mediodía iría hasta el río a hacerse de algún animal para la comida del día. Nunca regresó. Su mujer, al darse cuenta que ya había pasado el horario normal del regreso, encendió las alarmas.

Desde ese momento un grupo grande de integrantes de distintas organizaciones, familiares, amigos y representantes de las comunidades de la zona se organizó en cuadrillas de búsqueda que realizaron diariamente incursiones al monte intentando dar con el joven de 26 años o con alguna pista que condujera a su encuentro.

El reclamo a la provincia del Chaco comenzó inmediatamente. Solicitaron incansablemente apoyo logístico a los grupos de rastreo, agua, alimentos y elementos de comunicación entre otras cosas, que nunca llegaron.

En la comisaria de Misión Nueva Pompeya, Gervasia Quiroga, la mujer de Hernán radicó la denuncia por la cual se activó un protocolo de búsqueda dándose intervención a la Fiscalía de Investigaciones Penal de esa localidad, que caratuló la causa como “Supuesta Desaparición de Persona”.

Por ese motivo, recién ocho días después de la desaparición el gobierno provincial dispuso su propia búsqueda, con recorridas, caballos, drones y un helicóptero que sobrevoló la zona por algunas horas pero- según denuncian  los vecinos- sin ponerse en contacto con los vaqueanos y lugareños que son los únicos que conocen en profundidad el bosque.

“Esta actitud además de retrasar el operativo, porque somos las personas que más conocemos el monte, es un acto de discriminación hacia la comunidad wichi”, publicaron.

También hay personal del Parque Nacional el Impenetrable buscando en la parte interna.

Finalmente el jueves 8 desembarcó en la localidad de Misión Nueva Pompeya un equipo del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU) del Ministerio de Seguridad Nacional, que realizó una intensa y profunda búsqueda con elementos de alta tecnología en materia de radares y comunicación, con perros traídos de diferentes provincias, y acompañados por los campesinos de la zona que brindaron su experiencia de las jornadas previas y el conocimiento detallado del lugar y los caminos.  La provincia brindó apoyo logístico con personal policial y delegaciones de bomberos de diferentes localidades.

Durante el fin de semana el equipo nacional se retiró sin resultados alentadores.

Jorge Gómez, integrante de la Corriente Clasista Combativa local y responsable de una de las cuadrillas de búsqueda, cuenta a Canal Abierto que la llegada del ministerio “fue un logro muy importante, al hacer el empalme con la comunidad quedamos muy conformes con la forma de trabajar, coordinada con estos profesionales que venían de Buenos Aires, quedaron conformes los hermanos de Nueva Población, de zona Pompeya -aunque lamenta- revisaron casi 100 mil hectáreas y no se encontró nada, ni ropa, zapatillas, nada de Hernán”.

Sobre la continuidad de la búsqueda aclara: “Nosotros como organizaciones manteníamos una parte de la mercadería que se enviaba para que puedan comer y sostenerse en el acampe. Al no poder hacer eso definimos en la última asamblea que la cuadrilla se levanta pero continúa la búsqueda haciendo relevamientos y recorridas por la zona los jueves y viernes”.

“No tuvimos ninguna respuesta de la provincia, vinieron a colaborar con el operativo nacional, de Castelli y distintas localidades, pero ayuda del gobierno provincial no tuvimos, no enviaron agua ni alimentos”, agrega.

El 4 de enero las organizaciones, la familia y las comunidades se reunieron con el fiscal Francisco Morales Bordón el subjefe de policía local Cirio Navarrete para intercambiar información y coordinar acciones.

Hernán

“Era un compañero nuestro de la Federación Nacional Campesina, de la comunidad wichi de Nueva Población, tenía un copeo, tres veces por semana hacia copas de leche para los chicos, la mujer y el abuelo cuentan que no tenía carne ese día para darle de comer a sus tres chicos y salió a mariscar, a cazar con la gomera alguna charata, algún bichito. Generalmente salía con otra gente, pero esta vez salió solo al monte”, cuenta Jorge.

El paraje Nueva Población se ubica a 15 kilómetros del municipio de Misión Nueva Pompeya, en el departamento de General Güemes, a 185 kilómetros de la capital departamental, la ciudad de Castelli. Hernán bajaba habitualmente a la zona conocida como Río Chico, una parte del Río Bermejito. Algunas hectáreas del lugar pertenecen al Parque Nacional El Impenetrable. Hernán había abierto el merendero en la casa de unos parientes.

Se da por confirmado que las demoras en las búsquedas oficiales habrían permitido que las inclemencias climáticas borraran algunas pistas que habrían sido fundamentales. Al momento no hay hipótesis sobre su posible paradero o recorrido.

 

Información y contacto en el fbk Marcha del Impenetrable

Recibí más periodismo de este lado