Redacción Canal Abierto | Los docentes universitarios realizarán mañana una marcha que partirá a las 17 desde el Congreso a la sede del ministerio de Educación en el Palacio Pizzurno y desde ahí a Plaza de Mayo, donde 19.30 se prevé el acto central. Sus organizadores estiman que será multitudinaria, como la de mayo del año pasado.

Está convocada por la mayoría de los gremios universitarios: Conadu Histórica, Conadu, Fedun y Fagdut. Se sumarán además los becarios del Conicet y las federaciones estudiantiles de Buenos Aires, La Plata y Rosario, según confirmaron hoy en una conferencia de prensa.

Paradójicamente también se movilizará la Federación Universitaria Argentina, conducida por Franja Morada, brazo estudiantil de la Unión Cívica Radical.

Lo que reclaman los trabajadores es un aumento de salario del 35%, que permita recuperar el poder adquisitivo de 2016, valuado entre un 8 y 10 por ciento, según estimaciones del INDEC.

El ministro de Educación Esteban Bullrich, el más probable candidato a senador de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, ofrece un 20% de incremento en tres cuotas hasta enero del año próximo. Al momento se sucedieron seis reuniones paritarias, durante las que el gobierno mejoró su propuesta en tan sólo un 2%.

Si bien Bullrich incluye una cláusula gatillo, Claudia Baigorria, Secretaria de Formación de CONADU Histórica, recuerda a Canal Abierto que en septiembre pasado el Ejecutivo se negó a contemplar el incremento inflacionario por sobre el acuerdo salarial, a pesar de los números presentados por los docentes. La discusión quedó entonces empantanada, y los trabajadores ya no le creen.

El pacto alcanzado el año pasado venció en febrero último y eso explica los 25 días de paro que los gremios nacionales impulsaron durante 2017. Hoy un docente universitario inicial (con cargo auxiliar de primera categoría, título de posgrado y dedicación semi exclusiva) gana en mano $8500.

Los trabajadores dependen en exclusividad de los fondos transferidos por Nación. Suman alrededor de 195 mil cargos universitarios y preuniversitarios distribuidos en 56 casas de estudio en todo el país. Exigen además que el Estado destine alrededor del 10% de su PBI, contra el 6% actual que mayormente cubre salarios.

Si bien la negociación se avizora dura, los docentes no pierden la fe en romper el techo salarial que garantiza al gobierno el congelamiento de la economía. El año pasado, tras la masiva movilización de la comunidad educativa, lograron arrancarle al ministro un incremento del 35%, aceptado en asambleas.

Foto: Conadu Histórica