Redacción Canal Abierto | En La Boca hay una pared que retrata a la gente muerta en los incendios. Otro mural, cerquita del primero, refleja la emergencia habitacional. Y otro recrea la huelga de los inquilinos, histórica lucha que fundó ese barrio batallador. Son las obras del encuentro de muralistas locales que, puestos a contar, pintaron lo importante: los 110 años de precariedad en las viviendas que hoy se cobró otras cuatro víctimas. Los cuerpos de un bebé de 1 año, una mujer de 60, otra de 20 y un hombre de 23 fueron encontrados durante la remoción de los escombros de Pedro de Mendoza 1447, cuando ya se pensaba que no había víctimas.

“Sin embargo, todos los contribuyentes pagamos 80 mil pesos de nuestros impuestos para alquilarle una grúa a un pintor de afuera que vino a pintarnos un oso polar”, resume, sobre la gestión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, Natalia Quinto, miembro de La Boca Resiste y Propone, multisectorial integrada por instituciones, organizaciones sociales y vecinos organizados que tiene en el Grupo de Vivienda y Hábitat a su punta de lanza en cada incendio y desalojo.

Los cuadros de Benito Quinquela Martín ya retrataban incendios. El combo fatal que vuelve trampas mortales a las viviendas tiene varios ingredientes: instalaciones eléctricas precarias con tapones y cables viejos, casas de chapa y madera, y vías de acceso destruidas. “Los vecinos juntamos plata en ferias americanas para arreglarle las escaleras a una señora discapacitada o a una mamá de mellizos”, agrega Quinto. Las llamas de hoy cubrieron rápidamente la vivienda de madera.

“No se generan condiciones de acceso al hábitat justas y equitativas para que cualquier familia de laburantes que vive en el cordón sur de la Ciudad acceda a condiciones normales de habitabilidad –relata-. Nuestros vecinos están de rehenes de un tipo que les alquila un buche o una pieza en un conventillo al mismo precio que se alquila un departamento en Barracas. Y eso tiene que ver con la falta de regulación. Estamos en manos de veinte terratenientes”.

En esta ocasión, algunos vecinos hablan de un incendio intencional provocado por un hombre en una situación de violencia doméstica que ya había sido denunciada días atrás. Pero cuando nadie prende la mecha, la tragedia viene de la mano de un cortocircuito o un enchufe recalentado. Hace quince días, los propios vecinos de La Boca se acercaron a la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña para alertar sobre la necesidad de generar un programa de prevención de incendios, un proyecto que ya fue presentado por tres legisladores pero aún no fue tratado porque la Comisión no se reúne.

El saldo de la desidia esta vez fue de cuatro muertos. Si la Comisaría 24 hubiese actuado ante la denuncia. Si la guardia de auxilio, en las diez intervenciones que hizo en el inmueble incendiado, hubiese puesto en ejecución la Ley 2240 que declaró la emergencia urbanística y ambiental en la zona en enero de 2007. Si.

Para los vecinos, sin embargo, la desidia es parte de un cálculo. “La precariedad es funcional. Conventillo que se vacía, conventillo que es potable comercio para un grupo de especuladores inmobiliarios”, advierte Quinto, quien pone el foco en la Ley de Distrito de las Artes, sancionada en 2012 para “promover la inversión en arte, donde convivan espacios de creación, producción y difusión cultural”, según el sitio web del Gobierno de la Ciudad. En rigor, se trata de una ley que beneficia a compradores de inmuebles e intermediarios en la zona comprendida por los barrios de La Boca, Barracas y San Telmo. “Si uno hace un repaso por los integrantes de la liga de rematadores va a encontrar apellidos harto conocidos y se va a dar cuenta de que esta gente literalmente está de ambos lados del mostrador –sostiene-. La Ciudad financia la compra de un inmueble en La Boca para un megaemprendedor cultural al 100% con un crédito del Banco Ciudad, mientras el Instituto de Vivienda de la Ciudad no otorga un solo crédito para la compra de una vivienda única para un padre de familia”.

Los hechos van en línea con la advertencia. Tras el incendio de hoy, las cuarenta personas que vivían en el inmueble no tienen a dónde ir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Historia del incendio

  • 26/07/2007. Necochea al 1300. Muere una menor y 3 personas resultan heridas.
  • 10/01/2009. Suárez y Av. Alte. Brown. Mueren seis niños y 12 personas resultan heridas.
  • 23/12/2009. Vespucio 17. Sin víctimas fatales ni heridos
  • 14/07/2011. Olavarría 986. Muere un bebé.
  • 24/05/2012. Palacios y Garibaldi. 14 heridos
  • 07/05/2013. Irala 1300. Cinco heridos
  • 08/08/2013. Pedro de Mendoza y Necochea. No se registraron heridos ni víctimas fatales
  • 13/10/2013. Carlos Melo 850. Mueren dos niños, de 10 y 11 años. Cinco personas resultan heridas.
  • 10/02/2014. Del Valle Iberlucea al 1200. Once personas heridas.
  • 23/12/2014. California al 1100. Un niño y dos bomberos son hospitalizados.
  • 01/12/2015. Ministro Brin al 600. Cinco hospitalizados, tres de ellos bomberos alcanzados por las llamas.

Foto de portada: Luciano Dico

Nuestros temas