Redacción Canal Abierto| “Sigue siendo una miseria”, sentenció tras el anuncio el defensor del Pueblo de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires, Eugenio Semino. El Gobierno anunció el segundo incremento del año que estipula la Ley de Movilidad Jubilatoria (N° 26.417), lo que plantará desde septiembre hasta mayo de 2018 a la mínima en 7245 pesos y la Asignación Universal por Hijo (AUH) en  1412 pesos.

“La política de este Gobierno no varió respecto de la anterior administración en relación a los jubilados, sobre todo para los que cobran la mínima”, opinó Semino en diálogo con Canal Abierto.

“Cada año se atrasa más, pero ahora es aún peor por el fuerte aumento de los medicamentos”, agregó. Según la asociación Consumidores Libres, entre octubre de 2015 y junio de 2017 este rubro tuvo un incremento promedio del 170 por ciento, mientras que la inflación en el periodo fue de 73 por ciento.

Los últimos cálculos de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de mayo pasado arrojan que con el haber mínimo más de 3 millones de personas sólo llegan a cubrir el 40% de los productos de primera necesidad, una canasta estimada en 16137 pesos. Es aún más crítica la situación de los 1,5 millones de beneficiarios de pensiones no contributivas, quienes perciben solo el 70% del haber mínimo.