Redacción Canal Abierto | A medida que los especialistas estudian y proyectan posibles efectos de la reforma tributaria presentada por el Gobierno, queda mas en claro el objetivo de esta.

Una de las propuestas que expuso el ministro Dujovne durante la conferencia de prensa del 31 de octubre es la implementación gradual (en cinco años) de un “Mínimo no Imponible” para contribuciones patronales, con el cual los primeros 12.000 pesos de remuneración bruta no pagarían dichas tributaciones.

El macrismo propone pasar de un pago actual que oscila entre el 17% y 21% de contribución sobre el salario bruto a cargo del empleador, a un esquema que garantice “costo cero” en los casos de salarios bajos y una alícuota única del 19,5%, eliminando las diferenciaciones geográficas y distintos programas de exenciones existentes hasta el momento.

Según el análisis que hace el IPyPP, de aprobarse esta reforma, las contribuciones patronales (el aporte del empleador al sistema previsional) se verán notablemente reducidas, generando así un agujero al sistema previsional.

Mientras que el costo de esta reducción podría significar una merma para la ANSES de hasta 40 mil millones de pesos para 2018, dice el informe, “al quinto año el monto total podría oscilar entre los $180.281 millones a los $208.484”.

Nuestros temas