Redacción Canal Abierto | El encarecimiento del dólar llegó a las góndolas y pega donde más duele, los alimentos.

Aunque aún resta conocer cómo afectará el último tramo de la escalada cambiaria, según el relevamiento mensual de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CAB) que realiza el ISEPCi, en agosto los precios aumentaron un 3,64%. Mientras que en los primeros ocho meses de 2018 el incremento acumulado alcanzó el 30,32%.

Por lo tanto, una familia de dos adultos y dos niños pequeños necesita hoy $8007,93 para solventar su consumo mensual de alimentación, $1862 más que en el último mes de 2017.

“Desde diciembre a la fecha los gastos de carnicería subieron 34,79%, los de almacén un 31,36% mientras el rubro verdulería aumentó 20,50%”, explica el informe. En este período el precio de la harina de trigo se incrementó 84,62%, seguida por el pan, la acelga y los huevos que subieron 66,67%, los tomates y el pescado 50%, las batatas y el espinazo 40%, los fideos guiseros 37,50% y el kg de pollo 36,84%.

Según el estudio, de continuar el ritmo inflacionario, a fines de 2018 el incremento total sería del 44%. Sin embargo, el ISEPCi advierte que “desde a principios de año la inflación de la Canasta de Alimentos lejos de atenuarse se fue acelerando, por lo que esta proyección podría quedarse corta”.

 

FOTO PORTADA: www.iprofesional.com

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas