Redacción Canal Abierto | Por estos días la CLATE difunde qué es la Organización Mundial del Comercio y de qué se trata la reunión que en diciembre mantendrá en Buenos Aires, y organiza actividades para entonces. “Este gobierno no es tan fuerte. Nosotros tenemos muchas dificultades en juntarnos y el tiempo en que tardemos en unirnos puede traernos costos sociales altos”, asegura su presidente Julio Fuentes en relación a la Argentina, pero podría referirse a cualquier país del continente.

“La OMC es el instrumento que tienen los países imperiales y las empresas transnacionales para condicionar a los gobiernos del mundo y consolidar un modelo de dependencia cuyo destino maldito, en nuestra tierra, es proveer recursos naturales”, agrega.

Porque además de intentar reducir barreras aduaneras y eliminar el control de los Estados sobre la economía, la OMC pretende emparentar hacia abajo las condiciones de vida de los pueblos. “Necesitan que en todo el mundo los trabajadores disputen quién es más barato. Porque ahí donde se trabaje por menos se va a radicar una empresa”, dice Fuentes.

Y desde lo global, va hacia lo local: “Si bajamos nuestros costos, vamos a vivir peor. Si una industria tiene cien empleados, porque baje el costo laboral eliminando la seguridad social, por ejemplo, no quiere decir que la empresa vaya a tener 150 empleados. El beneficio será para el empleador”.

La entrevista completa:

Nuestros temas