Redacción Canal Abierto | Ayer se conoció que “por razones de seguridad”, el Gobierno argentino revocó 63 acreditaciones ya otorgadas por la OMC para participar en la Cumbre Ministerial que se realizará en Buenos Aires entre el 10 y el 13 de este mes. En la gran mayoría de los casos, se trata de dirigentes y referentes sociales reconocidos a nivel internacional, y que ya venían participando de estos encuentros a lo largo y ancho del planeta hace mas de diez años.

La propia Organización Mundial de Comercio (OMC), que realizó gestiones hasta último momento intentando revertir la prohibición, finalmente fue la encargada de informar a los afectados por la decisión del Ministerio de Seguridad de la Nación y la Agencia Federal de Inteligencia. La comunicación argüía “razones no especificadas de seguridad” para la denegación: “Por eso, desaconsejamos que viajen para evitar ser regresados al ingresar en el país”. La determinación impacta en 20 organizaciones, ya que cada espacio podía acreditar hasta 4 representantes. De esta manera, fueron rechazadas delegaciones enteras .

Bettina Müller, de la plataforma “Fuera OMC”, explica a Canal Abierto que “al gobierno no le estaría conviniendo (su propia determinación) porque lo que buscaba era ni siquiera informar que se iba a hacer acá la Ministerial, para que hasta último momento la población no se enterara”, asegura la activista, quien además resalta: “con este manejo desastroso se les está negando un derecho democrático a personas que ni siquiera son conocidas por haber tirado ni una piedra, en ningún momento, sino que vienen participando activamente en el proceso. A esas organizaciones, algunas históricas, las han negado, y esto es un escándalo”.

Funcionarios vinculados a la organización del encuentro solo se limitaron a informar que “en los casos que no se aceptó, es porque tenían vocación más disruptiva que constructiva”.

Entre los rechazados figuran miembros de organizaciones de Finlandia, Holanda, Inglaterra, Chile, Brasil, Uruguay, Indonesia, Suiza y Argentina.

“Desde Nueva Zelanda una compañera empezó a hablar con su gobierno, este es uno de los 4 países co-organizadores, y por lo tanto desde allí empezaron a hacer presión, y nosotros salimos con la declaración en el lanzamiento de la Semana de Acción Global contra la OMC”, destacó la referente en nuestro país de “Fuera OMC”.

Medios de todo el mundo cuestionaron la determinación, destacándose las críticas publicadas en el diario conservador británico Financial Times.

A través de una carta, la OMC aseguró a las ONGs vetadas que durante semanas intentó convencer a las autoridades de revertir la decisión, pero que no encontraron vocación de discutir la situación en los interlocutores gubernamentales.

Müller criticó fuertemente la negativa argentina: “para nosotros sigue esa línea en la cual Macri busca tildar a las organizaciones sociales y políticas que se organizan en contra de su agenda como violentos. Es una forma de reprimir cualquier intercambio por fuera de lo que busca mostrar el gobierno a nivel internacional”.

Entre las organizaciones rechazadas figuran 11.11.11 (Bélgica), Siemenpuu (Finlandia), Derechos Digitales (Chile), UNI Global Union (Suiza), Transnational Institute (Holanda) y People over profit (Filipinas) y las argentinas Instituto del Mundo del Trabajo, Fundación Grupo Efecto Positivo y la Sociedad de Economía Crítica.

“A otros compañeros que iban a venir a participar solamente a la Cumbre de los Pueblos y de las actividades sociales, les están negando los visados. Es muy contradictorio que, con el discurso de volver al mundo, a una gran cantidad de personas reconocidas de todo el planeta ni siquiera las dejan entrar al país. Ahí se abren muchas dudas sobre cuan democrático y abierto es este gobierno, que tanto habla del dialogo”, asegura Bettina Müller.

en octubre

Nuestros temas