Redacción Canal Abierto | No hay mejor manera de graficar la puja entre el gobierno y los trabajadores que arriba de un ring. Luego de la batalla campal del jueves que enfrentó piedras con balas de goma y cacerías motorizadas con transeúntes asustados, miles de personas volverán a reunirse este lunes frente al Congreso para impedir que los diputados de Cambiemos y al menos 30 justicialistas y aliados aprueben la regresiva reforma previsional.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, decidió no desgastar la imagen represiva de Gendarmería Nacional. Será Policía de la Ciudad la que apunte contra los manifestantes convocados por la CTA Autónoma, de los Trabajadores, Barrios de Pie, CCC, CTEP, la Corriente Federal de los Trabajadores y algunos sindicatos de la CGT como Camioneros y la UOM.

La movilización será acompañada de un paro general. El viernes, tras haberse hecho pública la decisión del presidente Macri de insistir con el proyecto de ley, las dos CTA resolvieron la medida de fuerza a la que se sumó durante el fin de semana la CGT, pero a partir del mediodía. La central obrera debió adoptar esta decisión frente a la críticas que recibió luego de haber llamado a una tibia reunión evaluatoria para este lunes a la mañana en la sede de UPCN.

Macri, en tanto, pergeñará mostrarse fortalecido antes de la sesión legislativa convocada a las 14, en una foto junto al séquito de gobernadores justicialistas que durante el fin de semana presionaron a los legisladores de sus provincias para votar en sentido afirmativo. La republicana división de poderes que tanto alentó Cambiemos años atrás pareciera haber quedado desactivada.

¿Cuál es la treintena de diputados justicialistas que acompañarían al oficialismo? De acuerdo a los gobernadores que comprometieron su apoyo el viernes en Casa Rosada, son de Salta conducidos por Juan Urtubey, Entre Ríos por Gustavo Bordet, Tierra del Fuego por Rosana Bertone, Chaco por Domingo Peppo y Neuquén por Omar Gutiérrez, del MPN.

“Es un acuerdo que satisface ampliamente los requerimientos que se estaban planteando, con lo cual deja muy buena expectativa para la aprobación de la ley el lunes”, dijo Bordet a la salida del Congreso, tras la reunión. “Todo el interbloque Argentina Federal se comprometió a dar el quorum“, reafirmó Urtubey.

Se descarta además el respaldo de los cordobeses de Juan Schiaretti y los tucumanos de Juan Manzur, y de quienes el jueves se sentaron en sus bancas provenientes de San Juan, Catamarca, Santiago del Estero y Misiones.

Lo que ocurra este lunes podría cambiar el tablero político, aunque no hayan transcurrido todavía 60 días desde las últimas elecciones. Aquel resultado lejos estuvo de ser un golpe de suerte o una victoria sólo de una estrategia de comunicación. Estuvo asentada en la interpelación de Cambiemos a determinadas tendencias sociales (como explicó José Natanson en Página 12) que ahora están siendo desatendidas.

Si durante sus primeros dos años el Gobierno decidió prolongar el generoso entramado de políticas sociales construido por el kirchnerismo, ahora decidió frenarlo. La reforma previsional es la primera de las medidas del macrismo que afecta sin mediaciones el bolsillo de los trabajadores.

Sin cheque en blanco, Cambiemos podría estar construyendo los cimientos de su próxima derrota.

Lanzamiento

Nuestros temas