Redacción Canal Abierto | En una concentración que comenzó en Vicente López y Carlos Pellegrini de Quilmes, Carla Lacorte marchó hacia el Tribunal de Ejecución Nº 2 de esa localidad para repudiar el pedido de libertad del ex oficial de policía José Salmo que la dejó en silla de ruedas por un disparo en 2001.

El 1 de junio de 2001, Lacorte fue víctima de gatillo fácil en un tiroteo por el robo a un local de Mc Donalds donde Salmo asumió que ella era “campana” de los cuatro asaltantes y lanzó un disparo al torso que destrozó su médula y pasó a medio centímetro de su corazón.

“Me dispararon y me siguieron maltratando mientras estaba tirada desangrándome buscando armas. Ellos asumieron que yo actuaba de campana y me dejaron en una silla de ruedas que cambió mi vida para siempre”, recordó la mujer en diálogo con Canal Abierto.

Tras conocerse el pedido de libertad anticipada presentada por el abogado del policía, la justicia quilmeña le concedió una audiencia para el mediodía de hoy. Como respuesta -y en compañía de sindicatos docentes, estatales, centros de estudiantes y organizaciones sociales, y personalidades como el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, la titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, la diputada Myriam Bregman y la abogada de Correpi, María del Carmen Verdú-, Lacorte se movilizó para frenar esta medida.

“Salmo vio una condena luego de 13 años y medio en los que mi familia y distintas organizaciones luchamos para hacer justicia. Ya agotó todas las instancias de apelaciones, sólo cumplió tres años y medio de los siete establecidos por el juez en 2014, y recién en octubre se cumplirían los plazos para poder exigir una revisión de condena”, aclaró la víctima. 


Mientras tanto, durante la semana se juntaron firmas para impedir que esta audiencia se lleve a cabo, e incluso los diputados del Frente de Izquierda presentaron un proyecto a la Cámara para repudiar cualquier intento de darle la libertad anticipada al policía de gatillo fácil. La medida fue apoyada por todos los bloques, excepto el de Cambiemos.

Ante esta situación, Lacorte agregó: “Este intento de dejar libre a Salmo tiene el aval que Macri está dando a la práctica del gatillo fácil y que jamás se frenó en los gobiernos posdictadura, a través de la llamada doctrina Chocobar. También nos parece que tiene antecedentes en las recientes medidas judiciales, sostenidas además por el Gobierno, destinadas a beneficiar a los represores del Proceso como el 2 por 1, desbaratado por la movilización popular, y el intento de darle la prisión domiciliaria a más de quinientos genocidas de la dictadura”.

También señaló que “éste es un país donde las balas de la fuerza matan por la espalda y son tratados como héroes”.

A su vez recordó que Salmo sólo “ensayó” un arrepentimiento frente al juez cuando se dio a conocer su condena, pero nunca hacia ella. “En vez de mostrar arrepentimiento se burló en la cara de mi familia cuando en 2010 fue excarcelado por la Cámara de Apelaciones”, finalizó Lacorte.

Lanzamiento

Nuestros temas