Redacción Canal Abierto | Lejos de una inflación anual estimada en más del doble, el Gabinete económico, encabezado por Nicolás Dujovne, resolvió la oferta del 12% de aumento para los empleados estatales, sin cláusula gatillo, sin revisión y con un bono por productividad que aún no se sabe cómo se va a implementar.

De la cumbre en el Palacio de Hacienda participaron el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, encargado de las negociaciones gremiales; Andrés Ibarra, titular del Ministerio de Modernización y gerente de los recursos humanos del Estado; y Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda y encargado de hacer los recortes necesarios para cubrir los requisitos del FMI.

La propuesta será presentada a los principales gremios que nuclean a los estatales, ATE y UPCN, la semana que viene. Se espera que el sindicato que lidera Hugo “Cachorro” Godoy rechace la oferta, por lo cual el Gobierno posiblemente centre las negociaciones en UPCN, con una tradición de afinidad con cada uno de los oficialismos y proclive a aceptar propuestas a la baja.

En diálogo con Canal Abierto, Godoy sostuvo que todavía no tienen una propuesta concreta pero, de ser cierta la versión circulante, se trata de “un hecho repudiable”. Aunque advirtió: “El Gobierno acordó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con UPCN, con el sindicato local y con la oposición de ATE un aumento del 12% dividido en cuotas, y seguramente va a querer reproducir el mismo esquema en la discusión de la paritaria nacional”.

“Estamos reclamando que la deuda del año pasado (por un pago en cuotas que dejó adeudados $5000 a los estatales) se pague a través de una bonificación del mismo valor y que el acuerdo paritario incluya una cláusula gatillo automática que permita concretar la diferencia que haya con la inflación en una sola cuota para que los trabajadores no sigamos perdiendo salario y podamos empezar a recuperar lo perdido”.

El macrismo logró el acuerdo paritario del 12% en febrero con los estatales municipales porteños al mando de Horacio Rodríguez Larreta, mucho antes de la corrida cambiaria y el cambio en las metas de inflación, que este año rondaría entre el 25% y 30%.

Esto habla a las claras de una pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores de casi 10 puntos con respecto a la inflación de este año.

De acuerdo a un informe realizado por ATE INDEC, desde noviembre de 2015 a abril de 2018, se registró una inflación del 98,3%, derivando en una pérdida de poder adquisitivo del 18%. Esto implica una caída en pesos de $59.243 para un empleado Categoría D0.

Por otra parte, elaboraron un estudio que explica que una familia tipo necesitó en abril de este año una canasta de consumos mínimos de $28.898 para no caer debajo de la línea de pobreza. Esta cifra supera por más de $10.000 a lo anunciado por INDEC, que habla de $18.258, con un aumento del 2,2% con respecto al mes anterior.

A pesar de esto, más del 70% de los sindicatos firmó por el 15%. Dentro de los que lograron romper el techo se encuentran los aceiteros con el 19%, los aeronáuticos con el 17%, la UOM con el 18%5 en dos cuotas, y UTEDYC con el 19%.

Los que se resisten al techo y demás son víctimas del ajuste, siguen realizando movilizaciones para conseguir un acuerdo que no les traiga más pérdidas.

En el caso de los estatales, se estima que el Gobierno adoptará una dura postura por la presión para reducir el déficit fiscal, que es condición central para lograr cerrar un acuerdo de financiamiento con el FMI, más allá de que todos los sectores de trabajadores repudian esta decisión.

promoción

Nuestros temas