Redacción Canal Abierto |  A raíz de que el pasado 26 de junio la Policía de Chubut, gobernada por Mario Arcioni, reprimiera con balas de goma y gas pimienta a docentes que se encontraban fuera de la Casa de Gobierno, el gremio Ctera decidió parar hoy en contra de la represión y movilizarse hacia el Ministerio de Educación de la Nación. Acompañan la medida los maestros del sector privado, representados por el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), y los universitarios de Conadu.

“El límite es la violencia. Los docentes queremos dialogar y no parar, pero jamás nos llamaron para acordar mejores condiciones laborales, ni para hablar de calidad educativa o salarios”, afirmó María Lazzaro, Secretaria General de SADOP. “Es vital abrir la Paritaria Federal Docente y que los trabajadores no sean la variable de ajuste del FMI”.

Desde principios de 2018, docentes y estatales de la provincia de Chubut se encuentran en plan de lucha: sin negociación de paritarias, pago de los salarios demorados y escalonados, sumado a problemas edilicios en las escuelas y falta de calefacción desataron diferentes medidas a lo largo y ancho de la provincia.

“Lo último que ofrecieron fueron 750 pesos a partir de julio y 250 desde septiembre, algo excesivamente bajo que no recupera lo perdido en los últimos dos años, sin ningún tipo de clausula gatillo que nos garantice una recomposición futura”, señaló Santiago Goodman, secretario general de Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut (ATECH).

Ya no creemos en la palabra del Gobierno, no podemos esperar más”, afirmaron los docentes.

 

en octubre

Nuestros temas