Redacción Canal Abierto | Septiembre cerró con cifras preocupantes para la economía argentina. Si bien ya se preveía, este mes arrojó datos importantes sobre los nuevos hábitos de consumo en la población para hacer frente a la crisis.

La inflación acumuló 32,4% en lo que va del año y se perfila para terminarlo en 50%, lo cual habla de una pérdida de poder adquisitivo que ronda el 10%.

Esta pérdida se vio reflejada este fin de semana, cuando las ventas por el día de la madre cerraron con una caída del 13,3% respecto a la misma fecha el año pasado, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

“A pesar de que hubo muchas promociones y ofertas, todos los rubros finalizaron en baja. Entre 7629 compradores, el 30 % de los regalos fueron por montos de hasta $500 y el ticket promedio en los 990 comercios relevados -pequeños y medianos de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, y el interior del país- fue de $800, un 19,4 % superior al año pasado”, explica el informe de la CAME.

Las bajas más acentuadas ocurrieron en: Artículos para el hogar y uso personal (16,3%), Joyerías y relojerías (16%), Artículos de informática, celulares, y electrónicos (14,7%), Calzados y marroquinería (14,4%), Librerías (14,6%), Servicios de estética, belleza y relajación (14,3%), Bazares y regalos (13,1%), Indumentaria y Lencería (12,5%) y Flores y Plantas (12,3%).

 

Los nuevos hábitos de consumo

Un informe de Focus Market indica que, en el acumulado de enero a septiembre, el consumo general cayó 2,8%, con una baja del 5,3% el mes pasado, cuando la inflación llegó a 6,5%.

Para los especialistas, esta situación obliga a los consumidores a generar nuevos hábitos de consumo en los que se ajusta sobre algunos rubros para seguir activos en otros.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el Instituto Proyección Ciudadana realizaron una encuesta durante el mes de septiembre, en el área metropolitana (CABA y GBA) donde se consultó por los cambios recientes en los hábitos de consumo.

Los resultados arrojan que el 34% de los participantes de la encuesta disminuyeron el consumo de lácteos, el 54% el de carnes, 63% frutas y verduras, 44% gaseosas, jugos y soda, 69% salidas y esparcimiento, 39% combustible y 23% medicamentos. En el otro extremo, solamente el 4% de los encuestados incrementó el consumo de lácteos, 5% de carnes, 1% de frutas y verduras, 1% gaseosas, jugos y soda, 1% salidas, 2% combustible y 2% medicamentos.

La evolución del consumo por nivel socioeconómico mostró, en términos generales, que mientras los de nivel socioeconómico bajo tienden a reducir más el consumo en productos de primera necesidad, los sectores medios y altos lo hicieron en salidas recreativas y combustibles.

Por su parte, en la evolución por zona de residencia, se destaca que el porcentaje de personas que más disminuyeron el consumo de carne fue en GBA Oeste y GBA Norte (60% y 61% respectivamente). En las salidas recreativas, sobresale la reducción del 75% en los encuestados de CABA, mientras que, en el GBA, la reducción se encuentra entre 61% y 69% (61% GBA Sur, 68% GBA Oeste y 69% GBA Norte). En el relevamiento surge además que el consumo de medicamentos en GBA Norte y Oeste disminuyó un 29%.

Este comportamiento a su vez abre nichos para ciertas compañías que se acomodan rápido a las nuevas tendencias y encuentran la forma de crecer en un entorno recesivo.

Para la consultora experta en comportamiento del consumidor, Kantar Worldpanel, en esta recesión “los hogares quieren hacer rendir al máximo su gasto en la canasta básica usan estrategias como cambiar el lugar de compra, de marca, o buscar promociones para ahorrar”.

Sobre esto, una encuesta de D’Alessio/IROL detalla que 8 de cada 10 consumidores se pasaron a segundas marcas y las utilizan en el 20% a 60% de sus categorías de compras, posibilitando a segundas marcas y marcas propias a encontrar espacio para crecer.

Julián Mellicovsky, fundador y director de Ecovita, indicó: “en la crisis de 2001 –año en que fundó la empresa- las segundas marcas eran productos de emergencia, de baja calidad. En los últimos años eso cambió completamente. Hay muchas pymes que hacen productos de muy buena calidad. Hoy las probás con ganas y no con miedo, como pasaba en aquella época”.

Ejemplo de esto es el supermercado DIA, cuya marca propia tiene presencia en mayor cantidad de categorías de alimentos, perfumería y limpieza. Walmart, con Great Value y Equate tuvo una penetración del 12% en el total de las ventas en 2017, y este año van a llegar al 15%. Mientras, en Carrefour, los productos de marca propia crecieron más del 20% en volumen.

 

Ilustración: Marcelo Spotti

en octubre

Nuestros temas