Redacción Canal Abierto | El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC, que se calcula en todo el país, registró en diciembre pasado una suba del 2,6%. En todo 2018, acumuló un 47,6%.

A primera vista, este último porcentaje podría aparentar una suerte de merma respecto a septiembre del año pasado -cuando el incremento del 6,5% rompió el registrado en 2002 (10,4%)-, e incluso en relación a noviembre (3,2%). Sin embargo, economistas y especialistas coinciden en que la suba en las góndolas continuará en 2019.

A su vez, con este 2,6% de diciembre, la era Macri (desde diciembre de 2015 a la fecha) ya alcanza el 142,5% de inflación. En este sentido, cabe recordar cuando en campaña, el hoy Presidente, aseguraba que la suba de precios era “lo más fácil de resolver”.

No hace falta aclarar que, cuando menos apresurados, los dichos del mandatario están muy lejos de la realidad que afrontan la mayoría de la población. De hecho, la inflación es una de las mayores preocupaciones para la ciudadanía, en particular para los sectores más humildes. De todos modos, no refleja sino un aspecto de una economía estancada y en franca recesión.

Hace poco más de dos meses, un informe de Canal Abierto daba cuenta que la Argentina se ubicaba en el podio mundial de todos los rankings negativos en materia económica. Respecto del crecimiento, fue el propio Fondo Monetario Internacional quien estimó que la economía nacional caerá este año 2,6%. Nuestro país también se encontraba en la cúspide de las tasas de interés más elevadas a nivel global: con un 65% en septiembre (hoy ronda el 70%), supera con creces a Turquía, que tiene su tasa en 24% y es, junto con el nuestro, uno de los siete países que ajustaron su tasa el mes pasado.

Por otra parte, las proyecciones oficiales para el año próximo tampoco son optimistas: Dujovne presentó un proyecto 2019 que vaticina ajuste en el gasto público, una caída del 0,5% en el PBI e inflación del 23%.

promoción

Nuestros temas