Por Inés Hayes | Este año será la primera vez que Argentina reciba a los principales líderes del G20 y que presida el grupo de las economías más poderosas del mundo. Ya se confirmó la visita de Donald Trump, Vladimir Putin y la de Angela Merkel, además de la participación de unas 8.000 personas, entre líderes, sus delegaciones, los sherpas, las autoridades ministeriales, el personal de seguridad de las comitivas y la prensa.

«No vamos a permitir caras tapadas, ni mochilas con piedras», se anticipó Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad de la Nación, al justificar que 25 mil efectivos de la policía serán destinados esos días a velar por la seguridad de la Cumbre cuando Buenos Aires se convierta en una ciudad vigilada y militarizada.

Fue en febrero de este año cuando el Gobierno anunció un gasto de 100 mil millones de pesos en la compra de armas, equipos antidisturbios y proyectiles que serán destinados a la seguridad del evento. Se compraron 180 escopetas, y 15 millones de balas de goma, 2.000 proyectiles de gases lacrimógenos y chalecos policiales. La mayor parte de los materiales fueron adquiridos por el Ministerio de Seguridad, que solicitó, además, 6.000 vallas de contención, 15 millones de balas de goma, 9.100 chalecos multiamenaza, 2 millones de cartuchos de bala 9 mm, 3.150 juegos de cascos, escudos, máscaras antigas y bastones para policías y gendarmes, así como 4.900 precintos plásticos de seguridad que se utilizan a modo de esposas para detenidos.

El operativo de seguridad para esos días incluye, además del despliegue local, cientos de custodios que llegarán con cada una de las delegaciones extranjeras, mientras que el Aeroparque metropolitano Jorge Newbery estará cerrado durante tres días a los vuelos comerciales. La Autopista Illia, Cantilo y Lugones permanecerán cerradas al tránsito desde el jueves 29 hasta el domingo 2 de diciembre, así como el puerto de Buenos Aires, que suspenderá sus operaciones: durante esos días no habrá libertad marítima para circular y esas aéreas serán controladas por la Prefectura Naval.

Tampoco habrá actividad ferroviaria en las estaciones cabeceras de Retiro y se decretó asueto administrativo en la Ciudad de Buenos Aires en todas las dependencias estatales. Toda la zona cercana a Costa Salguero, que concentra un perímetro de 12 kilómetros, estará cerrada al público y será custodiada por Prefectura, Gendarmería, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Fuerzas Anti Disturbio, buzos y unidades de superficie. Más allá de los cortes, también habrá fuertes operativos en la zona de Puerto Madero, Retiro y Recoleta.

 

Los vigilados

El Grupo de los 20, constituido a fines de los años 90, está compuesto por la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. A partir de la crisis financiera de 2008, adquirió un rol preponderante como foro internacional, con el principal objetivo de acordar políticas de regulación y estabilización del sistema financiero internacional. Desde su nacimiento, recibe asesoría del FMI, del Banco Mundial y de la OCDE.

Los países que integran el G20 representan un total de 2.631 millones de trabajadores y trabajadoras, el 85% del producto bruto global, el 66% de la población mundial, el 75% del comercio internacional y el 80% de las inversiones mundiales. Sin embargo, las políticas delineadas por este grupo intentan desintegrar los convenios colectivos de trabajo, aumentar la jornada laboral y la flexibilización laboral y promueven la hostilidad hacia el sindicalismo.

No casualmente, el G20 se reúne en Argentina en el marco de una fuerte crisis económica mundial que se expresa en políticas de despidos masivos, recorte presupuestario, crecimiento del endeudamiento y disparada del dólar. En este contexto, representantes de organizaciones sindicales, sociales y políticas se reunieron en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, en agosto pasado, para organizar la resistencia a la Cumbre. Fueron más de 200 representantes de organizaciones del país y de la región: la CTA Autónoma, ATTAC Argentina, Jubileo Sur, ATE, Frente Darío Santillán, Movimiento Evita, CTEP, Libres del Sur, PSTU, Movimiento Campesino de Misiones, Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Red Amigos de la Tierra, Asamblea Argentina Mejor Sin TLC, Multisectorial Anti-Extractivista, Sociedad de Economía Crítica y CLATE, entre otros.

Fue en esa primera reunión cuando se acordó trabajar en un espacio de unidad bajo el nombre de Confluencia Fuera G20-FMI y realizar un llamamiento a los pueblos y movimientos sociales del mundo a movilizarse durante noviembre y diciembre en todos los países, así como a estar presentes en Buenos Aires contra el G20 y su agenda de dominación.

El Espacio Confluencia Fuera G20 y FMI está entre las organizaciones más vigiladas por el Gobierno y las Fuerzas de Seguridad. Pese a ello, entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, este espacio llevará adelante una agenda de lucha contra los gobiernos de los países más poderosos del mundo que fue anunciada esta mañana desde la sede del SERPAJ.

“Llamamos a movilizarnos durante una semana de acción entre el 25 de noviembre y el 1 de diciembre en todo el país contra el G20 y el FMI, en defensa de la democracia y contra el neoliberalismo. Vemos que las políticas del FMI y del G20 significan lo mismo en todo el mundo: hambre, austeridad, pobreza, mayor endeudamiento, saqueo, contaminación, precarización laboral, precarización previsional. Son políticas de muerte para nuestros pueblos”, sostuvo Beverly Keene, de Diálogo 2000.


Durante esa semana, Confluencia Fuera G20 y FMI llevará adelante talleres y actividades informativas y el 30 será el día de las movilizaciones masivas en todo el país y en la Ciudad de Buenos Aires.

Junto a Keene, estuvieron Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y Ricardo Peidro, secretario general de la CTA Autónoma, entre otros. Fue Cortiñas quien afirmó: «Nosotros no tenemos miedo, como no tuvimos miedo las Madres que hace 40 años estamos en la calle pidiendo por lo mismo. No nos pueden quitar el derecho a reclamar, a peticionar, a rechazar cuando hay algo que va en contra nuestra. El G20 y el FMI vienen a darnos indicaciones de cómo tenemos que desarrollarnos como si fueran los patrones de la estancia”.

Peidro, por su parte, aseguró que “también van a participar Centrales (obreras) de otras partes del mundo. La movilización contra el FMI y contra el G20 va a ser masiva en todas partes”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas