Redacción Canal Abierto| Tras la movilización realizada en el día de ayer, los trabajadores de Sport Tech encontraron un momento de impasse en el conflicto desatado a partir del intento de cierre y quiebra fraudulenta por parte del dueño de la empresa textil que produce mercadería para Nike, Adidas y Puma. A partir de una presentación realizada por la CTA Autónoma, el juez hizo lugar a una medida cautelar por la que se impide el desalojo y la quiebra pedida por la empresa. Por otra parte se pautaron dos nuevas reuniones para mañana y para el martes 22 de enero.

Se realizó un inventario de maquinarias, insumos y mercaderías para evitar el vaciamiento de la planta de San Martín, al tiempo que se logró que algunas de las marcas implicadas absorban parte de los sueldos adeudados. Los trabajadores de Sport Tech no cobraron retroactivos correspondientes a los meses de abril, mayo y junio, el salario de diciembre, el bono de 5000 pesos, el aguinaldo, ni las vacaciones.

A pesar de la orden del juez, la medida fue resistida por la UFI Nº 5 de San Martín, que intentó en todo momento proceder con el desalojo. La situación fue revertida por la intervención de Martín Gramajos, abogado del Sindicato Unido de Costureros y Empleados del Vestido (SUCEV) y de la CTA Autónoma.

«Lo tomamos como una apertura al diálogo. Hay cierto compromiso de la marca Nike de facilitar parte de los suelos. Pero hay que ver cuál es el número, porque se repartiría entre las dos marcas, Puma y Nike. Por fuera de eso tenemos que ver tres resultados: el pago de la deuda que tienen con nosotros, que es de $40000 por compañero, incluyendo a 200 trabajdores de la planta de Luján. También está el inventario de las máquinas, telas y mercaderías que hay en la empresa. Si el dueño va a la quiebra, que es lo que lo favorece, nosotros vamos a decir que es una quiebra fraudulenta», señaló en diálogo con Canal Abierto, Fernando Castillo, trabajador de Sport Tech y Secretario Geeral del SUCEV

«Nosotros tenemos que ser los principales beneficiarios de esa caída. Después se discutirá cuál es la forma de trabajar. Hasta ahora venimos charlando con los compañeros y una de esas formas puede ser una cooperativa. También hay que ver cómo se garantiza la continuidad laboral. Ante la menor duda, los compañeros tienen que ir al paro y la movilización para cuidar los puestos de trabajo. Esa es la única manera de salvaguardar la producción», concluyó Castillo.

Descargar

promoción

Nuestros temas