Redacción Canal Abierto | Con 12 años –de vida y de pelearle a su cardiopatía congénita- Justina Lo Cane logró cambiar el paradigma de la donación de órganos en Argentina. A siete meses de la aprobación de la ley que lleva su nombre y la lucha de su familia, el INCUCAI informó que el récord de donaciones del 2018 arrastró ese impulso hacia el primer bimestre de este 2019.

En enero y febrero se realizaron 261 trasplantes de órganos y 221 de córneas provenientes de 130 donantes. A fecha de hoy, la lista de espera del INCUCAI asciende a 10.193. De esta cifra, el 57% corresponden a pacientes con fallas renales, y el 25% esperan por córneas.

Mientras Justina encabezaba la lista para conseguir un corazón que fuera compatible, con su familia iniciaron la campaña Multiplícate por 7. Su intención era aprovechar el tiempo de espera para ayudar y concientizar que por cada donante, siete vidas pueden salvarse.

“Justina, en la campaña Ayudemos a todos los que podamos, hizo un llamado de atención y se vio replicado en todo el proceso que ella atravesó. Fue maravilloso que la gente se detenga a mirar y que al Estado no le haya quedado otra opción que mirarla también”, expresó Paola Stello, mamá de Justina.

Aunque ese corazón nunca llegó, sus padres continuaron la campaña que culminó el 4 de julio del año pasado con la sanción de la Ley Justina. Gracias a eso, todos los mayores de 18 años son donantes de órganos y tejidos, salvo que manifiesten por escrito lo contrario. Incluso sin querer ser donantes, pueden recibirlos.

En 2018 se realizaron 701 donaciones, 70 más que el año anterior. Esto posibilitó que 1.681 accedan a los trasplantes.

“Seguimos trabajando para que tengamos aún mayor cantidad de donantes. Para llegar a ellos necesitamos de la colaboración del Estado. La gente lo pide, lo necesita, y a través de la Fundación Justina apostamos a la concientización y a poder tener una llegada con algo sólido que se vea plasmado con un compromiso del Estado”, agregó Paola.

Si bien las manifestaciones de voluntad se mantienen en un 75% positivo, contra un 25% negativo, lo que si se redujo es la oposición de familiares de personas fallecidas a la donación. Según los números del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante, el rechazo se redujo de un 45% a un 16%.

Como mamá de una nena que no pudo conseguir un corazón para seguir viviendo, Paola expresó: “Nosotros a Justina no la tenemos más y es un dolor enorme que va a continuar de por vida. Pero tenemos la convicción de lograr cambios importantes para la salud pública. Hoy, Día Internacional de la Donación de Órganos, es una fecha muy especial, y quiero agradecer al grupo de médicos, al INCUCAI, y a la gente que decide donar en medio de tanto dolor y dar amor en un acto tan loable”.

La manifestación de voluntad puede realizarse en INCUCAI, el RENAPER, los Registros Civiles, los Organismos Provinciales de Ablación e Implante, el Correo Oficial, o el perfil digital de Mi Argentina.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas